Ventajas de imprimir un libro en tapa dura

por Tregolam en Artículos Literarios
Impresion en tapa dura Impresion en tapa dura

¿Imprimir en tapa dura o en tapa blanda? Una decisión no tan difícil

Si estás a punto de llevar tu manuscrito a una imprenta o de contactar con una editorial de coedición para publicar un libro, estarás planteándote varias cuestiones. Entre ellas, cómo será la portada, si debería incluir imágenes a color o en blanco y negro, qué tipografía será la más adecuada, si vas a editar en papel o solo en eBook… Y, por supuesto, tendrás una pregunta esencial: ¿tapa dura o tapa blanda? Si crees que la tapa dura es conveniente para tu libro o, simplemente, te encanta, pero te dan miedo los posibles costes, sigue leyendo. En este artículo, vamos a explicarte las ventajas de imprimir un libro en tapa dura. Comprobarás que la decisión es menos complicada de lo que parece a priori.

 

¿En qué consiste la impresión en tapa dura?

Es un tipo de encuadernación que se lleva a cabo sobre un cartón para producir una cubierta rígida y resistente. Ese cartón tiene un grosor de entre 2 y 4 mm, y se cubre con papel tanto por la cara externa del libro, forrando la cubierta, como por la cara interna, donde se colocan las guardas.

Las guardas son unas hojas de papel dobladas por la mitad que se colocan en la portada y en la contraportada para unir el libro y la tapa. Es decir, una parte va pegada al interior de la portada y la otra al cuerpo del libro, de manera que la guarda sostiene todo el peso. Por lo general, son de un papel de distinto gramaje y color al usado en el cuerpo del libro.

Guardas de un libro

Elegir una encuadernación en tapa dura es una gran elección si se pretende dotar al libro de mayor durabilidad, profesionalidad y calidad. Además, somos especialmente fetichistas cuando se trata de libros. Al igual que nos gusta oler las páginas, también sentimos que un libro con tapa dura tiene mayor valor que cualquier otro. Así de simple.

Si vas por tu cuenta…

Si vas a maquetar tú mismo tu libro para llevarlo a imprenta, debes saber que las tapas duras requieren de un sangrado de 20 mm para poder forrarlas adecuadamente y que el cartón no quede a la vista.

 

Ventajas de la tapa dura

Ahora que ya hemos aclarado las partes que componen una tapa dura, veamos cuáles son sus principales ventajas.

1. Mayor presencia.

Un libro impreso en tapa dura posee un acabado de mejor calidad que una encuadernación rústica (tapa blanda). Se aprecia en mayor grado el diseño, tanto la foto como el nombre de autor o cualquier sello que pueda incluirse. Y cuanta más calidad de imagen exista, el lector se sentirá más atraído por ese libro. La nitidez se asocia directamente a la calidad y, por tanto, a la profesionalidad. Es decir, el lector sentirá que ese libro se ha cuidado más que cualquier otro y, por tanto, merecerá aún más la pena adquirirlo.

2. Dura más.

Obvio, ¿verdad? El lomo y la estructura en general del libro se hacen más resistentes, pues los materiales empleados están destinados a esta función. La producción de tapa dura es un proceso más complejo. No solo se imprime la portada sobre un cartoncillo y se forra, sino que toda la cubierta se refuerza en la parte interior con las guardas de las que hablábamos al principio.

3. Ideal para tiradas reducidas y especiales.

La impresión en tapa dura es ideal si vas a realizar pequeñas tiradas o si quieres ofrecer a tus lectores un extra. Por ejemplo: un número limitado de ejemplares en tapa dura numerados, como si se tratase de una edición especial. Esto podría ser una buena estrategia de marketing cuando vayas a realizar la difusión de tu libro.

4. Excelente regalo para líderes de opinión.

En relación con el punto anterior, puedes hacer una tirada reducida en tapa dura con el objetivo de enviarla a diferentes líderes de opinión e influencers. Quizá parezca un poco absurdo que puedan juzgar el interior del libro –que es lo que verdaderamente importa– por su exterior. Pero está 100% comprobado: somos visuales. Una buena imagen activa una sensación positiva en nuestro cerebro, por lo que estamos más dispuestos a dedicar nuestra atención a ese libro.

Si envías tu libro en tapa dura, se llevará una grata sorpresa y valorará que hayas dedicado más recursos para enviarle un ejemplar. Se sentirá especial y te tratará como un escritor profesional.

5. Los tiempos cambian y los precios también.

Las encuadernaciones en tapa dura han bajado de precio de forma notable, ya no es como hace quince años. Las nuevas técnicas y formas de impresión lo han hecho posible, así que ¿por qué no arriesgarse? Los beneficios podrían sobrepasar a los costes.

6. Imprimir un libro en tapa dura profesionaliza la edición.

Este tipo de edición, al ser de mayor calidad, adquiere un nivel superior. ¿Por qué un libro en tapa dura cuesta más que uno de tapa blanda? Los factores que influyen son varios, como el tipo de papel, las tintas o el número de páginas. Pero otro factor determinante es la tapa. Una encuadernación en tapa dura conlleva la utilización de más recursos: materiales, dinero, tiempo… Todo esto engrandece la obra.

 

¿En qué tipo de publicaciones es habitual imprimir en tapa dura?

No hay un género específico en el que este tipo de encuadernación sea más frecuente. Aunque se destina principalmente para diccionarios, manuales, atlas, enciclopedias o libros de gran formato (por ejemplo, obras fotográficas), pues son publicaciones que necesitan conservarse en buen estado durante muchos años.

No obstante, en la actualidad, cada vez es más habitual encontrar cómics impresos a todo color y en tapa dura (por ejemplo, las reediciones de Batman, de Escuadrón Suicida u otros superhéroes). El resultado: un producto de excelente calidad y lectura con el que, además, los fans pueden estar seguros de su conservación.

 

¿Cuáles son los añadidos de un libro en tapa dura?

Los libros editados en tapa dura suelen acompañarse de:

Una sobrecubierta (o camisa). El libro se envuelve con un papel impreso y plastificado con la portada y la contraportada. Este papel es de la misma altura que el libro y posee una solapa en cada extremo.
Cinta de punto. Seguramente, has visto infinidad de libros con una especie de lazo o cordón que nace del lomo. Eso es una cinta de punto y cumple la función de un marcapáginas. En la actualidad, ha caído en desuso, pues los marcapáginas resultan más baratos y pueden emplearse como una llamada más en las campañas de marketing.

 

Una oportunidad a la encuadernación en tapa dura

Como ves, imprimir tu libro en tapa dura puede resultarte muy beneficioso y los costes ya no deberían ser un problema. Debes tener en cuenta tus objetivos, la tirada y las posibles estrategias de difusión. Así que, si has soñado con que tu libro lleve este tipo de encuadernación, date el gusto. Aunque solo sea una cantidad reducida de ejemplares, merece la pena arriesgarse.

Si quieres saber más sobre la impresión de libros y el proceso de edición, aquí te dejamos dos artículos:

¿Qué debes saber a la hora de imprimir un libro?

¿Cómo editar un libro?

Tags

Compartir

Tregolam
Sobre
Tregolam

Agregador de #Concursos Literarios y Becas, #ServiciosEditoriales, #Noticias, #Entrevistas, #Literatura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies