Cómo corregir mi libro

por Tregolam en Artículos Literarios
como corregir mi libro como corregir mi libro

¿Por qué es importante corregir tu libro?

Todos los escritores tienen un modus operandi común: releer y revisar todo aquello que han escrito. 

Después de todo el esfuerzo, es muy importante volver a echarle un vistazo a todo lo que has hecho para asegurar una coherencia en la trama y también para evitar que existan faltas de ortografía. Porque un escritor no es solo un «inventor de historias», sino que también debe tener un buen conocimiento del uso de la gramática.

El oficio del escritor, como cualquier otra profesión, también necesita una formación. Representar de forma clara, y mediante la lengua, una idea o una sensación es igual de importante que tener esa idea o esa sensación.

Por eso, en este artículo te damos una serie de consejos para que abordes la corrección de tu libro antes de enviarlo a un profesional. Quedarte en la revisión automática de Word no es suficiente.

 

Consejos para corregir mi libro

Si empiezas centrarte en estos pequeños detalles cuando escribas, seguro que corregir tu libro te será mucho más fácil:

 

1. Coherencia en la elección del narrador

Muchas veces, por no estar pendientes o habituados a la corrección, se comenten incongruencias con respecto a quién está contando la historia. Por ejemplo: «Me despertó el olor a humo que impregnaba toda la casa. Me levanté corriendo y divisé el fuego. Cogió todo lo que le cabía en las manos y se dirigió a la puerta». Como puedes ver, hay un cambio de narrador en primera persona a un narrador omnisciente.

Te aconsejamos que le eches un vistazo a este artículo para conocer los distintos tipos de narrador que existen y cómo utilizarlos. Porque no todos los narradores sirven para todas las historias.

 

2. Errores con el destinatario

Además del narrador, también es importante revisar a quién nos dirigimos en nuestro texto. Por ejemplo: «En este apartado os vamos a explicar los diferentes elementos de la narrativa. Así que cuando te pongas a escribir, es muy importante que tengas una idea clara». Si te fijas, hay dos tipos de referencia: vosotros y tú. Por tanto, existe una incoherencia con respecto al receptor. Es importante que contemples esto cuando estés escribiendo para no perder el interés del lector.

 

3. Pensamientos de los personajes

Para distinguir al narrador de lo que está pensando un personaje en concreto, se utilizan las comillas latinas, angulares o españolas. Por ejemplo:

Entró en la casa y se dio cuenta de que todas las puertas estaban cerradas. «Estoy seguro de que las dejé abiertas», pensó.

 

4. Cambio del nombre de los personajes

Otro error común que ocurre en aquellos textos en donde intervienen varios personajes es confundir el nombre de cada uno de ellos. Es decir, si el protagonista de tu novela se llama Daniel y después lo cambias por el de David, el lector se confundirá. Para ayudarte con esto, puedes tener una libreta o descargarte aplicaciones específicas para apuntar todos los nombres y las características de cada uno de tus personajes. Como una especie de biografía de todos ellos. Qué hacen, qué piensan, su aspecto, etc.

 

5. Tiempos verbales

Un ejemplo que igual te sirve para que sepas a qué nos referimos es este. «Cuando lo vi llegar me quedé paralizada. Me siento en el primer banco que veo y lo espero sentada. Siempre que lo veo me pasa igual: me convierto en una estatua. Estaba sentada y solo pensaba en su llegada». En medio de la narración hay un cambio al presente sin sentido, cuando anteriormente se ha estado hablando en pasado.

 

6. Diálogos

Siempre que se escribe una diálogo entre los personajes se utiliza el guion largo (—). Además, los verbos de habla como «decir», «confesar», «relatar», «gritar», «criticar», etc. se escriben con minúscula en las acotaciones de los diálogos. Por ejemplo:

—Voy a ir al mercado. Estamos sin nada en la nevera —dijo Martina.

—Cuando vayas, no te olvides de coger tomates —puntualizó él.

 

7. Coma criminal

A veces es difícil de detectar, pero es un despiste que nos ha ocurrido a todos alguna vez. La «coma criminal» es aquella que se sitúa entre el sujeto y el verbo. «Yo, te vi ayer en el parque» o «Aquella que te cuida todos los días, es Laura».

 

Errores que detectará un corrector profesional a la hora de corregir tu libro

Un corrector profesional cuenta con un elevado conocimiento de la lengua. Por tanto, sabrá detectar no solo esos errores de los que hemos hablado para corregir tu libro, sino también aquellos de los que, como hablantes, no somos conscientes. Esta es la razón por la que el ojo entrenado del corrector es una apuesta segura para un resultado óptimo.

Por otro lado, enviar tu obra a un profesional es también una garantía de mejora como escritor. Al recibir sus modificaciones y sus sugerencias, aprenderás a no cometer los mismos errores y a conocer mejor tu estilo narrativo.

Un corrector profesional puede corregir tu libro enfocándose en un corrector de ortografía, en una corrección de estilo o ambas. Te explicamos brevemente la diferencia:

La ortotipografía está relacionada con lo que se entiende por ortografía en un sentido estricto. Es decir, la acentuación, la puntuación y las disposiciones de las palabras (formato del texto, cursiva, negrita, escritura de números, plurales, etc.).

La corrección de estilo consiste en observar y analizar distintos aspectos. Nos referimos, de manera general, al mal uso de la sintaxis en la construcción de párrafos y frases, barbarismos, cacofonías, semántica, preposiciones, repeticiones, nexos, fallos semánticos, voces extranjeras, leísmo, gerundios, etc. Es decir, la corrección de estilo busca el orden lógico del texto, el cual tiene mucho que ver con la sintaxis y el léxico.

Sin embargo, existen algunos géneros en los que este tipo de corrección no tiene sentido. Nos referimos, sobre todo, a la poesía. Puesto que esta, fundamentalmente, expresa los sentimientos del escritor, los cuales están construidos con unas palabras concretas. La intención que hay detrás de cada poesía es muy subjetiva y, por tanto, no se puede corregir el estilo.

Esperamos que estas recomendaciones te sirvan para saber cómo corregir tu libro antes de enviárselo a un profesional. Recuerda que la mirada de un corrector es una visión externa y profesional, y también es fundamental para dar por corregida completamente una obra.

 

Tags

Compartir

Tregolam
Sobre
Tregolam

Empresa de Servicios Editoriales. Agregador de #Concursos Literarios y Becas, #ServiciosEditoriales, #Noticias, #Entrevistas, #Literatura

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies