Corrector Ortográfico

¿Buscas un corrector ortográfico profesional para corregir tu novela, tu libro de cuentos, tus ensayos, tu antología de poemas o un libro académico o técnico por tu cuenta o para tu empresa? En Tregolam contamos con un equipo de correctores profesionales específico para cada área o género.

Corrector ortográfico y de estilo

Un corrector ortográfico y de estilo se enfoca en la corrección de la ortografía, la tipografía, la gramática y unificación del texto desde un punto de vista formal, ajustándose a las normativas de la RAE para dar, además, con un texto profesional tanto en forma como en fondo.

Asimismo, corregir textos implica formular cambios puntuales en aspectos perfectamente visibles que desmejoran la calidad literaria o el trabajo narrativo del autor/a para embellecerlo y mejorarlo.

¡Pide un presupuesto a un corrector ortográfico!

Cuando hablamos de un corrector de ortografía, hablamos de un profesional con años de experiencia que puede abordar la problemática de corregir textos que presenten carencias y fallos ortográficos, empleando los conocimientos específicos sobre el idioma español, siempre actualizados según las normativas vigentes de la Real Academia Española.

Confiar en correctores de texto online puede ser un peligro y una pérdida de tiempo y dinero, pues sus algoritmos son incapaces de comprender la complejidad de la lengua española: sus excepciones, matices, modismos, giros lingüísticos, sintácticos y gramaticales. Pero, sobre todo, son incapaces de entender el contexto de una obra literario, técnica o académica .

Artículos relacionados sobre el arte de corregir textos:

Solicitar presupuesto de corrector ortográfico

*No olvides indicar la cantidad de palabras

¿Qué hace un corrector ortográfico y de estilo?

Deshacer ambigüedades involuntarias

Un corrector ortográfico detecta problemas referenciales dentro de un texto a corregir e interviene en ellos cuando en un párrafo no se sabe a qué personaje corresponden las acciones o cuando parece que puede ser uno u otro, cuando hay incongruencias en las descripciones y en las acciones, cuando hay confusiones en el desarrollo de una escena y demás complejidades propias de los textos narrativos.

Reformular oraciones

El corrector español reformula, mediante intervenciones o sugerencias objetivas al autor, oraciones confusas o erróneas, trasladándolas a un lenguaje claro, preciso y estructurado con el fin de contribuir a un estilo homogéneo sin modificar, en ningún caso, el contenido (siempre y cuando el corrector considere que es necesario).

Precisión léxica

Un corrector ortográfico está capacitado para detectar lagunas oracionales y enmendarlas, ya sea insertando términos que hagan faltan o bien suprimiendo aquellos que sean innecesarios siempre en busca de una mejor comprensión lectora, así como de una mayor precisión léxica, gramatical y discursiva del texto.

Ajustar concordancias

Corregir un texto exige no solo que el corrector corrobore que existe una correcta concordancia gramatical sino también, y muy especialmente, una correcta concordancia verbal; es decir, aquella que afecta al verbo respecto del sujeto de la oración, y que requiere coincidencia en el número (singular, plural) y la persona (primera, segunda o tercera persona gramaticales), así como de todos los casos especiales.

Ajustar la puntuación

Parece un tema insignificante, pero no lo es: intervenir en la puntuación, según las normativas de la RAE, es fundamental para conseguir una mayor precisión discursiva. Asimismo, el corrector ortográfico trabaja para que el texto en cuestión sea perfectamente legible, comprensible, y que además posea ritmo y consistencia.

Estructurar oraciones

Esta es una de las labores fundamentales de un corrector ortográfico: mejorar la estructura de las oraciones, tanto de un texto literario como técnico (judicial, filosófico, psicológico, etc.) mediante la aplicación y el uso de una correcta sintaxis, siguiendo siempre un orden lógico.

Reparar errores léxicos

El corrector español centrará su atención en aquellas partículas léxicas que puedan ser sustituidas por otras menos elementales, básicas, imprecisas o generalistas. Por ejemplo: cosa, hacer, algo, etc., incluyendo términos en desuso, grafías erróneas (o no aceptadas por la RAE) o barbarismos.

Eliminar repeticiones

Es importante eliminar repeticiones, redundancias y cacofonías, así como construcciones dudosas que no hacen más que volver a decir, con otras palabras, aquello que ya ha quedado claro, todo ello para obtener una mayor y clara riqueza expresiva. Este tipo de corrección de texto solo puede aportarla un corrector ortográfico profesional y no un software.

 

Sugerir cambios

Una de las funciones obligadas de un corrector ortográfico es la de sugerir cambios o modificaciones puntuales en aspectos perfectamente visibles que desmejoran la calidad literaria o el trabajo narrativo del autor/a (si el corrector lo considerase realmente necesario).

Características de un corrector español

  • Un corrector ortográfico debe ser una persona titulada en algunas de las instituciones reconocidas para tal efecto, ser lingüista o filólogo.
  • Es muy recomendable que sea una persona de experiencia y trayectoria probada.
  • Es aconsejable contratar un corrector especializado en el área o en el género que deseas corregir.
  • Todo corrector ortográfico sabe reconocer extranjerismos y discursos latinoamericanos, con sus giros y particularidades. Si bien no hace falta que el corrector sea oriundo del país del autor, no está mal evaluar el conocimiento del corrector español en dicho campo.

Te informamos de que tienes derecho a un 5% de descuento si eres usuario registrado de Tregolam.

Descuentos especiales para editoriales.

Tipos de correctores ortográficos

Si bien el corrector ortográfico tiene un mismo perfil para corregir diversos tipos de textos, existe la posibilidad de contar con correctores especializados en distintos tipos de textos y de géneros narrativos. Hay correctores acostumbrados más a la corrección literaria y otros a textos más técnicos (jurídicos, académicos, etc.).

En cualquier caso, indica el tipo de texto que deseas corregir y reclama un tipo de corrector español especializado en tu manuscrito.

¿Un corrector modifica el formato?

Dentro de una correcta corrección de estilo también se incluye, o se debería incluir, una adecuación en el tipo de formato del fichero, generalmente Word Office. Esto implica abordar aspectos tan variados como el sangrado, el interlineado, los márgenes, los saltos de página, el tipo de letra, los espacios, los títulos y demás cuestiones que forman parte del «diseño» o «presentación» del texto.

Dicho de otro modo: el corrector ortográfico entrega un manuscrito listo para ser usado ya sea en la maquetación de un libro como en la participación de un certamen literario.

¿Cómo se realiza un presupuesto?

Por lo general, el corrector ortográfico estipula un presupuesto con base en la cantidad de palabras que tiene un manuscrito. En la actualidad, algún que otro corrector español sigue utilizando la métrica de cantidad de caracteres sin espacio, pero poco a poco se ha ido imponiendo la palabra como valor contable.

De modo que si tienes pensado pedir un presupuesto de corrección debes enviar siempre la cantidad de palabras totales que tiene el texto. Además, el presupuesto de corrección no tiene un valor nominal, sino que está determinado, muchas veces, por la cantidad de palabras: a mayor número de palabras mayor son los descuentos que se aplican.

Si tienes alguna duda de cómo calcular la cantidad de palabras de tu manuscrito, puedes seguir este enlace a un tutorial de Microsoft Word.

¿Sirven de algo los correctores online?

Naturalmente los tiempos han cambiado y los correctores de texto automáticos son mejores que antes pero todos siguen teniendo el mismo problema: los algoritmos, por más avanzando que sean, siguen sin comprender el contexto de una obra o un manuscrito. La lengua española tiene una infinidad de particularidades que se deben atender comprendiendo no solo lo que está escrito sino lo que se quiere decir. En ese sentido, un corrector online simplemente no cumple dicha función.

Solo un corrector ortográfico profesional es capaz de dedicarle el tiempo necesario que toda obra merece, entenderla, analizarla y, finalmente, intervenir en todos los aspectos, sean ortográficos, tipográficos, gramaticales, de estilo, etc. Incluso, su labor puede devenir en un editing, que es un proceso más complejo, profundo y minucioso.
Si tu idea es corregir un texto mediante un corrector automático, debes saber que el resultado puede ser mucho peor que las buenas intenciones.

Por otro lado, al día de hoy, las correcciones ortotipográficas no son tan caras como antes.

¿Cómo sé si necesito un corrector de estilo?

Suele haber algunas confusiones sobre la labor de un corrector de estilo. En primer lugar, es importante saber qué hace y qué no hace. En este artículo podrás encontrar más información ¿Qué es la corrección de estilo?

Dicho esto, es importante saber que no todos los textos necesitan de un corrector de estilo, pero sí todos necesitan un corrector ortográfico. ¿Por qué? Porque la corrección de estilo, como se explica en el enlace, es un tipo de corrección más profunda y exhaustiva, y atiende a problemas estructurales del texto que no todo escritor o redactor tiene.

A tal caso, con total confianza, puedes entregarnos tu texto y nosotros te indicaremos el tipo de corrector que necesitas, con ejemplos concretos.

¿Para corregir un texto cómo debo enviarlo?

Para corregir un texto el fichero debe ser editable, de modo que debes enviarlo en Word Office o formato Apple, adjunto al mensaje. En ningún caso en PDF o mediante ficheros de imagen.

¿Cómo veo los cambios que ha hecho el corrector?

Todo corrector de textos trabaja con la opción de control de cambios del programa Microsoft Word. Por tanto, el autor podrá ver todas las intervenciones que ha realizado el corrector, y la palabra o frase que debe sustituir. Del mismo modo, podrás ver algunos comentarios e indicaciones en el margen derecho de las páginas que el corrector ortográfico deja y que es necesario que atiendas, puesto que casi siempre son aciertos que mejorarán tu obra o tu libro.

Para que desaparezcan las líneas e indicaciones del trabajo de corrección, debes ir a la pestaña REVISAR, apartado CAMBIOS y pinchar donde dice ACEPTAR. Se desplegarán varias opciones y tendrás que pinchar en la opción ACEPTAR TODOS LOS CAMBIOS. De esta manera, desaparecerán las líneas y el texto quedará «limpio» y listo para que puedas usarlo en lo que desees. O bien, hacerlo manualmente, revisando todo de manera minuciosa párrafo por párrafo y aceptando o rechazando lo que te parezca, pero esto te llevará muchísimo tiempo.

¿Alguien puede plagiar mi obra?

Esta es una pregunta bastante común en aquellas personas que nos entregan su obra para ser corregida. La respuesta es NO, tu obra no corre ningún peligro en manos de alguno de nuestros correctores ortográficos.

Para poder ejercer esta profesión, tanto la empresa, los correctores y los ordenadores utilizados para recibir y gestionar los ficheros están sometidos a Controles de Seguridad mediante la adecuación de la L.O.P.D (Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y Garantía de los Derechos Digitales), que implica dar de alta, en el Ministerio de Industria, todas aquellas personas físicas, materiales, ordenadores, como así también un protocolo de manipulación de ficheros de terceros, que estarán en contacto con ficheros sensibles, para la protección de la información de terceras personas o empresas.

Esta es la ventaja de contratar un servicio con una empresa profesional.

CEGAL
Cuanto cuesta editar un libro
Ministerios de Educacion Deporte
Digitales
Cuanto cuesta publicar un libro

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies