¿Cómo elegir un curso de escritura creativa?

por Tregolam en Artículos Literarios
Como-elegir-un-curso-de-escritura-creativa Como-elegir-un-curso-de-escritura-creativa

Todo lo que debes saber al apuntarte a un curso de escritura creativa

Cuando damos los primeros pasos como escritores, somos conscientes de que nuestra ópera prima tendrá que mejorar en diferentes aspectos. Por muy creativos que nos pongamos o por bien que manejemos la lengua, siempre habrá detalles que pulir antes, sobre todo, de pensar en publicar un libro. En ese punto, nos planteamos si realizar un curso de escritura creativa sería una buena opción para progresar. Con toda la información que existe en internet en la actualidad, parece que no necesitamos nada más para formarnos. Sin embargo, en un curso de escritura creativa, encontraremos herramientas eficaces de verdad que no existen en ningún otro sitio. Así que, si te estás planteando apuntarte a un curso de escritura creativa, sigue leyendo para aclarar tus dudas.

 

1. ¿Qué es un curso de escritura creativa?

Un curso de escritura creativa te ofrece la posibilidad de aprender las técnicas de escritura básicas al tiempo que compartes tu pasión por la literatura con otros autores y con los mejores profesionales del medio. Como vimos en el artículo Cómo empezar a escribir un libro, nuestra labor como autores va mucho más allá del simple acto de escribir. Antes de componer la primera frase, debemos tener muy claro el esquema de la historia y todos sus elementos. Qué queremos contar, la forma en que vamos a hacerlo, quiénes serán los protagonistas… Cada uno de esos puntos demanda tiempo, atención y esmero. Es un trabajo más profundo y complejo de lo que pueda parecer a simple vista.

Lo mismo sucede con el estilo. ¿Cuál será aquella marca que nos defina? Apenas hemos comenzado con la idea, tenemos un largo camino de aprendizaje por delante. Así que ¿de qué manera podemos saber si estamos creando un sello propio o si solo estamos copiando y resucitando ciertos manierismos? Y aún más: ¿nuestra historia está bien encaminada o deberíamos reescribirla? Los talleres de escritura creativa son tu mejor aliado para hacer desaparecer tus inquietudes e inseguridades. Gracias a las herramientas tan útiles que van a proporcionarte, irás creciendo y pronto notarás una clara mejoría de tu nivel.

 

Consejo 1

Debes saber siempre que los talleres de escritura creativa no te quitan o alteran tu estilo propio, lo mejoran

 

2. Adáptalo a la temática de tu libro

Ante todo, cuando vayas a elegir un curso de escritura creativa, has de hacerlo de acuerdo con tus necesidades. Piensa si quieres escribir cuentos o relatos de temática infantil, novela, poesía… Esto importante porque, si bien hay una base común en la escritura, cada género tiene sus características únicas y hay que respetarlas. Por ejemplo, el modo en que se transmite un mensaje no es igual para un público adulto que para uno infantil. Y una novela no se organiza como un relato corto. Los tiempos, el ritmo, las descripciones o el número de personajes variarán según el género.

 

3. Nivel de dificultad

Para acudir a estos talleres, no tienes que ser filólogo ni hacerte un Máster en Lengua. Tampoco importa que hayas descubierto hace poco que tienes talento para la literatura o que lleves años esbozando tu primer libro. Como ya hemos mencionado, entre todo el temario que utilizarás en las clases, encontrarás las bases, los principios elementales que debes conocer. Y una vez hayas asegurado esto, todo marchará sobre ruedas. Cuando entres en la dinámica, te vas a dar cuenta del compromiso que has adquirido contigo mismo como escritor y de que tus aspiraciones ya no son humo, sino algo real y palpable.

 

4. ¿Cuánto tiempo puedes dedicarle?

Quizá uno de los factores que más influye a la hora de decidir si realizar un curso de escritura creativa o no sea el tiempo. El trabajo, otros estudios, el cuidado de los niños y la casa, el deporte… Con nuestro ritmo de vida actual, las 24 horas del día parecen escasas para todo lo que tenemos que hacer. Pero no te agobies. No todos los talleres duran lo mismo, así que puedes comenzar con uno breve y planificar uno extenso para más adelante. Lo importante es empezar. Si no vas a poder dedicarle mucho tiempo, no te recomendamos apuntarte a un taller en el que, por ejemplo, haya muchas entregas semanales. Si vas siempre a contracorriente, vas a agobiarte, a perder la motivación y a dejarlo. Lo único que deberías abandonar es la procrastinación.

 

5. Cuanto más interactivos, mejor

Antes de decidirte por un curso u otro, infórmate sobre su dinámica. El más completo será aquel que, además de las lecciones pertinentes, incluya material adicional como vídeos o bibliografía complementaria. Y si cuenta con foros y grupos de debate en los que charlar con otros participantes… ¡Ideal! De esta manera, el aprendizaje no provendrá únicamente de los libros, sino que tanto tú como tus compañeros desarrollaréis una mayor capacidad analítica y entraréis en contacto con las críticas por primera vez, con opiniones externas que no se van a ver coartadas por un vínculo familiar o amistoso.

 

Consejo 2

Los cursos de novela o relato sirven, entre muchas cosas, para sacarte de una crisis creativa en la que te encuentres.

 

6. Personalizados

¿Cómo asegurarte de que estás avanzando? Nada mejor que tener al lado a un profesor que te escuche, te atienda y te aconseje. Da por hecho que van a surgirte dudas según avances, es normal. Y la mejor respuesta estará en manos de un profesional, alguien que sepa ver tus necesidades concretas y centrarse en tu caso particular.

Además, tu profesor o coach literario va a descubrir cuáles son tus puntos fuertes y tus debilidades. Va a revelarte matices de tu escritura de los que ni siquiera eras consciente. Tus inseguridades se irán diluyendo con cada nuevo ejercicio, ya que, al ser consciente de tus errores y de tus virtudes, habrás aprendido qué camino debe tomar una trama, cuáles son sus puntos de giro, dónde necesitas elevar la tensión, qué les falta a tus personajes, etc.

Recuerda: tu profesor es tu mejor aliado, el que te ayudará a detectar tus miedos, tus prejuicios, las ideas erróneas sobre qué es un buen escritor y cuál es tu motivación.

Gestiona las críticas

Tu profesor y tus compañeros son las primeras personas ante las que vas a exponer tu relato. Las primeras veces –y bueno, unas cuantas veces más– te va a resultar duro escuchar lo que tienen que decir. La historia que estamos construyendo forma parte de nosotros, ha salido de nuestra cabecita y queremos compartirla con el mundo. La ilusión nos embarga y, a menudo, creemos que lo hemos hecho mejor de lo que realmente es. Y no solo eso, sino que tomamos esas opiniones como algo personal, como un ataque directo hacia nosotros. Es nuestra creación y, por ende, somos nosotros.

Sin embargo, debes aprender a separar ambos conceptos: el libro y el escritor. Si lo consigues, te tomarás las críticas de diferente forma, sabiendo apreciar aquellas que quieren ayudarte de esas otras a las que hacer oídos sordos. Ten presente que las críticas de verdad, las únicas que debes tener en cuenta son las que tienen el objetivo de mejorar tu trabajo. Para empezar a crecer, primero hay que detectar dónde está el problema, qué está fallando. Así que aleja de ti la vergüenza y el resentimiento.

 

7. Flexibles

Una de las mayores ventajas de los cursos de escritura creativa es que se adaptan al proyecto que estás escribiendo. Busca aquel que, en vez de encorsetarse en un esquema concreto, se salga del programa habitual. No olvides que tus necesidades variarán en función del género de tu libro, pero también de ti mismo. Ningún autor es igual a otro ni tiene las mismas carencias o necesidades.

 

8. Curso de escritura creativa online vs. presencial

Una vez identificado lo que quieres que te proporcione un curso, te preguntarás: ¿mejor online o presencial? Uno no es mejor ni peor que el otro, cada uno tiene sus pros y sus contras. Simplemente, la modalidad más beneficiosa será aquella que más se adapte a ti. Para saberlo, ten en cuenta:

  • Un taller online siempre será más barato que uno presencial. Un menor coste no atiende solo al material, gastos de la escuela, matrícula, etc., sino también a tus gastos de desplazamiento, por ejemplo.
  • Un curso presencial demanda más tiempo, puesto que se cierne a unos horarios fijos, mientras que uno online te permite organizar el tiempo como prefieras. ¿El único rato libre que tienes es a última hora del día? ¿Al mediodía? Nada de eso es un problema con la modalidad online.
  • Exigencia y dedicación. Con un curso presencial, adquieres un mayor nivel de compromiso. Es decir, te obliga a asistir a las clases, a hacer los deberes, a llevar una rutina… En resumen, a cumplir tus propósitos. Los talleres online pueden despistarnos: podríamos entrar en la dinámica de “ya lo haré luego”, dejarnos vencer por la pereza y acabar desmotivados.
  • La modalidad presencial te exhibe sin piedad ante los ojos de tus compañeros. Si piensas que el pánico escénico podrá contigo y se convertirá en una carga, deberías dirigirte a los cursos online. No obstante, te recordamos que tus compañeros tienen mucho que enseñarte y tú a ellos también. Así que medítalo con calma.
  • Los cursos online suelen proporcionar más herramientas y recursos que uno presencial. El saber no ocupa lugar cuando el medio es digital.

 

Consejo 3

Los cursos de escritura online han evolucionado mucho desde sus comienzos: ya no son simples lecciones frente al ordenador. ¡Dales una oportunidad, lo encontrarás muy útiles si no dispones de tiempo!

 

Dilema resuelto

Como ves, los cursos de escritura creativa tienen mucho que ofrecerte, así que no los dejes escapar si ves alguno que se acomoda a tus necesidades. El primer paso para convertirse en escritor profesional es tomarse el trabajo en serio. Los talleres te ayudarán a:

  • Comprometerte. Deja de posponer las cosas o tu sueño no se cumplirá. Comprobarás qué bien sienta acabar lo que has empezado.
  • Detectar cuáles son tus puntos fuertes. Una vez que conozcas tus virtudes, podrás sacarles mayor partido y hacer brillar tu historia.
  • Ver los errores y las debilidades. Si no tienes los conocimientos suficientes, ¿cómo vas a saber qué estás haciendo mal? ¿Cómo podrás mejorar? Los cursos son el mejor medio para analizar dónde estás fallando.
  • Aceptar las críticas. Exponerse a miradas ajenas nos hace madurar, apreciar el trabajo de los demás y ser más humildes.
  • Conocer a otros autores. Poder compartir inquietudes y sueños con alguien que está en el mismo punto es maravilloso, ¿no crees?
  • Adquirir nuevas técnicas. Los recursos que ofrece la literatura son infinitos y, si se saben utilizar, pueden convertir una historia plana en una obra maestra. Aprenderás cómo introducir tus personajes, a seleccionar la información oportuna, a escribir diálogos jugosos…
  • Mejorar tu escritura. Saber que tus escritos van a ser analizados será un aliciente, un motivo extra que te hará avanzar.
  • Crearte rutinas. La inspiración no viene sola, así que no pierdas el tiempo llamando a las musas. Cuanto más escribas, más activa estará tu mente y más pulida será tu narrativa.

Artículos relacionados

Tags

Compartir

Tregolam
Sobre
Tregolam

Agregador de #Concursos Literarios y Becas, #ServiciosEditoriales, #Noticias, #Entrevistas, #Literatura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies