Cómo empezar a escribir un libro

por Tregolam en Artículos Literarios
empezar a escribir un libro empezar a escribir un libro

Qué debes saber antes empezar a escribir un libro

Caer en la tentación de dejarse llevar por un momento de inspiración es fácil. A todos se nos ocurren ideas de forma constante a partir de una anécdota que nos haya ocurrido durante el día, una relación sentimental, una noticia en el periódico… La vida nos ofrece infinitas ideas. Sin embargo, escribir un libro al tuntún y después pensar cómo unir esos fragmentos que se nos han ocurrido no es la mejor forma de escribir una novela. Si no sabemos cómo manejar el tren, es decir, nuestra historia, esta descarrilará antes o después. Para que esto no suceda, aquí te dejamos algunos consejos sobre cómo empezar a escribir un libro. Cuando hayas llegado a la última página, sentirás que el relato de verdad tiene sentido completo, que es más rico y profundo.

 

1. Sin planificación, todo será caos

Si quieres que tu historia fluya y no encontrarte con más trabas de las necesarias, tienes que planificar todo correctamente. De lo contrario, entrarás en una improvisación constante y llegará un punto en que ni siquiera sepas cómo continuar. Por no hablar de las consiguientes incoherencias, lagunas, contradicciones, escenas insustanciales, etc. en que caerás. Si no te tomas la escritura en serio, cundirá la anarquía y tu obra se rebelará contra ti. Dejando deberes y horarios a un lado, cuando hablamos de planificar, nos referimos a que los principales elementos de la novela deben estar claros antes de escribir la primera palabra.

1.1 ¿Qué narrador dará voz a tu libro?

La elección del narrador es importante, pues te condicionará el modo en que vas a plantear la historia. No es lo mismo ofrecer a los lectores una visión acotada, externa o múltiple. Esto marcará aspectos como la cantidad de información que vas a proporcionar, el estilo o el ritmo. Ten claro cuál será su función y no mezcles más de un tipo de narrador si no sabes hacerlo. Sería un despropósito ir saltando de uno a otro, confundirías al lector y le darías un motivo para no leer. Piensa bien en tu historia y fórmate un esquema mental. Ya verás como la respuesta aparece sola. Y por si acaso aún te quedan dudas, aquí te dejamos un artículo al respecto:

Tipos de narrador: ¿cuál es más apropiado para mi relato?

1.2. Los personajes son la novela.

Los buenos y los malos, es decir, los blancos y los negros forman parte del pasado. Como mucho, deberías reservarlos para algún cuento. Los personajes lo son todo: a través de ellos, sentimos, avanzamos, aprendemos… Así que no te conformes con un mero arquetipo ni te ates a clichés. A las personas nos gustan los grises, los matices, pues esto es lo que da verosimilitud a los personajes y hace que nos reflejemos en ellos. Otórgales una psicología compleja que ayude a entender por qué actúan de una u otra manera. Cuanto más volumen tengan, más juego darán en las distintas tramas.

1.3. Redacta el argumento completo.

Antes de empezar a escribir un libro, tienes que componer su argumento completo, es decir, los puntos centrales. Aunque siempre puedes introducir nuevas ideas que mejoren la historia, esta debe estar lo más clara posible desde el inicio. Para ello, define:

  • ¿Quién o quiénes son los protagonistas?
  • Los temas. ¿Qué quieres contar? O, dicho de otra forma, ¿de qué quieres hablar? Una novela no trata sobre un ogro que rescata a una princesa y se enamoran. Detrás de eso, está la importancia de aceptarse tal y como uno es, y ver la belleza más allá de una apariencia física.
  • ¿Cómo vas a hacerlo? Ciencia ficción, novela contemporánea, fantasía…
  • Los conflictos, es decir, las dificultades con las que el protagonista se va a encontrar. El conflicto es lo que hace interesante la historia, lo que nos engancha y hace que empaticemos con los diferentes caracteres. ¿El protagonista se enfrenta a sí mismo? ¿A la sociedad? ¿Qué le hace evolucionar y forjar su carácter? Un ejemplo simple: un personaje es demasiado cobarde, pero decide arriesgar su vida en vez de huir para salvar a sus amigos.
  • Los giros argumentales, aquellos puntos de inflexión en los que la historia cambia de rumbo. Estos acontecimientos relevantes marcarán el camino que debes seguir.

1.4. Ambientación

Tu novela atiende a unas coordenadas espacio-temporales concretas en torno a las que se construyen los demás elementos. Piensa dónde van a desarrollarse los acontecimientos, cómo son los paisajes, las casas, el clima, el carácter y el lenguaje de los habitantes, si se trata de una ciudad industrializada o no…  Imagínate allí y transmite tus sensaciones al lector, hazle ver lo que tú ves.

 

2. No te saltes la fase de documentación

Una vez que tengas el boceto de cómo será ese mundo ficticio, ha llegado el momento de investigar. Si tu libro se sitúa en la guerra civil española, deberás tener en cuenta cómo eran los uniformes, la situación del país, las causas del conflicto, cómo vivía la gente en aquella época, etc. De igual forma, si uno de tus personajes tiene algún tipo de problema psicológico, documéntate sobre ese trastorno y cómo afecta al individuo y a su entorno, de qué manera se manifiesta o los posibles desencadenantes. Y en el caso de que se trate de una novela de ciencia ficción, deberás tener en cuenta las leyes de la física, los descubrimientos y los estudios actuales…

 

3. ¿Para qué público escribes?

Como ya imaginarás, lo que vayas a escribir será distinto para un público infantil, juvenil o adulto. El lenguaje, las situaciones, la complejidad de los conflictos… Todo puede cambiar en función del tipo de lectores. Por ejemplo: una chica adepta a los videojuegos de rol en línea queda atrapada en ese mundo virtual y tendrá que hallar la manera de volver a casa. Podrías abordar este argumento desde dos puntos de vista. El primero sería el de los usuarios habituales de este tipo de plataformas. Así, te ahorrarías explicar ciertos conceptos o la mecánica del juego, y podrías emplear un lenguaje más técnico. El segundo punto de vista correspondería a un público general, sin atender a edades o aficiones. En este caso, deberás procurar que el tema de los videojuegos en línea sea accesible para todos.

 

4. ¿Cómo será el inicio de tu novela?

Cuando escribas las primeras páginas de tu libro, sé directo, que quede claro de qué vas a hablar. Para lograrlo, puedes comenzar por un suceso desencadenante, como un asesinato; está bien adelantar acontecimientos si se hace a favor de la historia. También puedes narrar al inicio el final de la historia y luego volver al pasado (recurso habitual en cine), o explotar el encanto de algún personaje. Si tienes un protagonista peculiar, raro o especial (en sentido negativo o positivo), aprovéchalo para seducir a los lectores. El objetivo es que se queden con él y quieran seguir leyendo.

 

Qué no hacer al empezar a escribir un libro

Ahora que ya hemos señalado los puntos clave que debes definir antes de escribir tu historia, veamos qué pecados no debes cometer.

  1. Jamás comiences con una gran descripción y mucho menos una que ocupe dos o tres páginas. ¿Los árboles eran verdes y el agua cristalina? ¡Qué novedad! Nadie nunca escuchó tal cosa… ¡Superentretenido!
  2. Olvida los caminos trillados y sé original. Nada de “había una vez”, “la chica miraba por su ventana ansiando la libertad”, “era un día lluvioso”, etc.
  3. No enredes las tramas hasta el exceso. Además de la posibilidad de que el lector se pierda, puedes restarle verdad a la historia y crear huecos innecesarios.
  4. Nada de copiar otras historias. Infórmate sobre el mercado en el que te estás moviendo: qué se ha hecho, qué triunfa. Así podrás pensar en algo original o, al menos, dar tu toque personal.
  5. Nunca hagas spoilers. No hay que entregar toda la información de entrada, sino dosificarla para generas interés y expectativa.

Los escritores consagrados se pueden permitir un principio más dilatado y descriptivo porque la experiencia les ha enseñado y manejan el lenguaje de forma exquisita. En cambio, un autor novel, por muy bien que escriba, debe ser efectivo por encima de cualquier cosa. Aún es un desconocido, por lo que sus esfuerzos tienen que centrarse en captar la atención desde el primer minuto.

En resumen: una novela tiene que enganchar. Una película puede darse más espacio para arrancar, pues el público dedicará a verla unas dos horas. Pero leer una novela lleva semanas, la gente no va a perder tanto tiempo si cree que no merece la pena.

Te recomendamos el artículo Los diez mandamientos del buen escritor.

Consejos finales

Una vez señalados los elementos principales en cuanto al contenido que debes tener en cuenta al empezar a escribir un libro, tampoco te olvides de:

  • Buscar un buen rincón para escribir. Tu habitación, la biblioteca, un parque… No importa el lugar si estás cómodo, relajado y concentrado.
  • Marcarte unas pautas y unos horarios. Las rutinas ayudan a quitarse la pereza de encima y evitan que se pasen los días procrastinando.
  • Ponerte una fecha de entrega y compartir los avances. Hacer saber a los demás que has empezado un proyecto genera una “obligación moral”: sentirás que no puedes fallar a esas personas, te comprometerás con ellos y contigo mismo, y te esforzarás por avanzar.
  • Leer mucho y también hacerle hueco al cine.
  • Apuntarte a cursos y talleres para mejorar la técnica. Nadie nace sabiendo y hasta el autor más talentoso puede cometer fallos. La experiencia y el aprendizaje nos hacen crecer.
  • No te rindas ni des importancia a los bloqueos. Todos tenemos momentos en blanco, es algo normal y no debes estresarte por ello. Respira hondo e intenta despejar la mente, las ideas llegarán.

Artículos relacionados: Cómo escribir un libro

Tags

Compartir

Tregolam
Sobre
Tregolam

Empresa de Servicios Editoriales. Agregador de #Concursos Literarios y Becas, #ServiciosEditoriales, #Noticias, #Entrevistas, #Literatura

Comentarios (10)

  • Antonia says:

    Quisiera escribir y no puedo

  • Noheli Sandoval says:

    Deseo escribir mi propia historia vivida en mi vida real pero no se cómo hacerlo o cómo comenzar

  • sebastian says:

    me encantooo estoo!!!

  • Marcelina Quintaza Flores says:

    Creo que para escribir un libro tenemos que estar enfocados e inspirados con la mayor concentración en lo que deseamos redactar. Y con la mayor información para que nos ayude en todo el proceso . Gracias

  • ANA MARIA says:

    hola yo soy Ana y quiero terminar un recetario que inicie y que por razones personales no he podido continuar y terminar .- en 2 ocasiones se me a borrado todo de la compu asi que estoy como atrancada en la flojera de capturar toda la informacion ya hecha me gustaria me puedan ayudar . a donde podria ir . a tomar cursos de como iniciar un libro vivo en Guadalajara JAalisco
    Gracias

  • Maria dolores lopez ramos says:

    Quiero escribir una nobela pero no se como empesar

  • Guzman says:

    yo igual, recien vi el panorama completo….Necesito rapidamente antes quer se me vaya la maghia…

  • Daniel says:

    Tengo un plan de que quiero escribir algo de mí y pasarla a una novela sería para lectores mayores y adolescentes

  • Byron says:

    Con base a estos tips empece mi historia, tengo 19 años y no puedo dejar de pensar en grandiosos momentos que suceden dentro del libro ,
    mi recomendación es que se inspiren en lo que les gusta, en lo que quisieran que pasara o que les igualitaria encontrar en algún punto de su vida.
    les deseo suerte

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies