¿Qué es el control de cambios en la corrección ortográfica?

por Tregolam en Artículos Literarios
Correccion ortografica Correccion ortografica

Probablemente muchos de vosotros desconozcáis que existe una herramienta muy útil para los escritores y que se llama «Control de cambios». En este artículo os hablaremos de este sistema de corrección ortográfica para que podáis ponerlo en práctica.

El control de cambios no solo es el instrumento básico con el que los correctores trabajan, sino que a ti, como autor, te servirá también para observar todos aquellos cambios de mejora que se han hecho en tu obra.

 

Pero, ¿qué es el control de cambios corrección ortográfica?

Fundamentalmente, es una opción que ofrece Word al corrector ortográfico para que pueda dejar anotadas todas sus intervenciones. Tanto de corrección ortotipográfica como de estilo. ¿Te acuerdas cuando en el colegio el profesor de lengua te escribía en rojo las faltas de ortografía? Pues el control de cambios es exactamente lo mismo en su versión informatizada.

Además, es un medio imprescindible que te servirá para comunicarte con el corrector puesto que este también tiene la opción de dejarte comentarios en el margen de tu documento. En el control de cambios podrás aceptar o rechazar las rectificaciones que el profesional haya hecho de tu obra. ¿Cómo? En el siguiente párrafo te explicamos detenidamente qué hacer cuando el corrector profesional te devuelve tu texto con las correcciones que ha considerado.

 

¿Cómo se usa el control de cambios?

¡Este es el quid de la cuestión! Pero no te preocupes porque el control de cambios es un sistema que te resultará muy sencillo una vez pongas en práctica estos pasos que te aclaramos a continuación:

1. Obtener la licencia de Word. Esta aplicación es universal y puede usarse en cualquier sistema operativo. Así que ya no tendrás excusas para no hacer uso del control de cambios. Ya que es una opción asequible para todo el mundo. Una vez que has instalado Word, ¡ya estás a nada de saber usar el control de cambios!

2. Activar el control de cambios. Cuando recibas la obra, ábrela en tu ordenador y pincha en la pestaña «Revisar». Después, haz click en «Control de cambios». De esta manera ya podrás usar la herramienta.

 

3. Aceptar y/o rechazar los cambios propuestos. Cuando el corrector ortográfico y de estilo te envía su trabajo te aparecerán todas sus propuestas en el margen derecho del documento. Por un lado, y confiando siempre en el buen hacer del corrector, puedes aceptar de golpe todas las modificaciones yendo al botón «Aceptar» que se encuentra en la misma pestaña que el «Control de cambios».

O bien puedes hacerlo de manera manual revisando cada uno de los comentarios propuestos. Para ello, primero seleccionas el comentario y después haces click en el botón de «Aceptar» o «Rechazar», según consideres.

 

4. Navegar por los comentarios. Cuando hayas aceptado o rechazado un comentario, y para pasar al siguiente, es tan sencillo como hacer pinchar en los botones «Anterior» y «Siguiente» para ir moviéndote por cada una de las correcciones.

 

Al terminar de revisar la corrección ortográfica, el documento te aparecerá en blanco. Es decir, conforme vayas aceptando o rechazando los comentarios estos irán desapareciendo tanto en el texto como en los márgenes.

 

5. Guardar el trabajo. Una vez realizada esta tarea de revisión lo único que tienes que hacer es darle al botón de «Guardar» en la pestaña de «Archivo». Te recomendamos guardarlo con un nombre distinto para diferenciarlo del original. Siempre es mejor tener varios archivos y no ir reemplazándolos, por las dudas.

Como ves, son cuatro pasos muy simples que te serán de gran utilidad cada vez que quieras dar por buena la corrección de tu obra antes de ser maquetada.

Todo esto puede parecer un embrollo, pero nada más lejos de la realidad. Una vez que te pongas ya verás como es la mar de sencillo. Además, estamos seguros de que después serás incapaz de trabajar con tus obras sin usar estar herramienta tan útil.

 

Más opciones del control de cambios

Pero aquí no queda la cosa. El control de cambios también tiene unas opciones de visualización que te harán más fácil la lectura de la corrección.

1. Revisiones simples. Todas las anotaciones desaparecen y quedan señaladas al margen del archivo:

 

2. Todas las revisiones. En esta opción se muestran todas las propuestas realizadas por parte del corrector.

 

3. Sin revisiones. En esta modalidad de visualización el texto aparece corregido, sin las anotaciones en el propio texto ni al margen.

 

¿Por qué es importante usar el corrector de cambios?

Esta herramienta es tan necesaria para ti como lo es tener tu obra acabada. No solo es importante para una editorial como la nuestra puesto que nos facilita mucho el trabajo, sino para ti como escritor. ¿Por qué? Para tu continuo aprendizaje y para quedarte con la tranquilidad de que tu texto estará impoluto.

Puede que tengas todo estructurado en tu cabeza, también es posible que pienses que tu texto no necesita ninguna corrección ortográfica o que lo que tienes escrito es imposible de mejorar. No nos referimos al contenido de tu obra pero sí a las posibles faltas de ortografía que a todos se nos pasan.

Muy probablemente tengas razón, pero nunca está de más que un profesional revise tu obra para que quede lo más pulida posible. Sin darnos cuenta repetimos palabras o frases hechas. Del mismo modo tenemos formas de expresarnos que, de manera inconsciente, aplicamos mal. ¿No es mejor asegurarte de que tus textos tienen un acabado perfecto?

Lo principal es contar con la ayuda de un corrector ortotipográfico y de estilo para después saber aceptar los cambios propuestos o desecharlos con el control de cambios. Esto último puede ocurrir porque quieras conservar una frase o un párrafo concreto, porque suprimiendo una frase desaparezca parte de la intencionalidad del texto, etc.

 

¿Qué beneficios tiene el control de cambios?

¡Un montón! Aquí tienes todas las ventajas por las que usar el control de cambios puede convertirse en tu mejor aliado:

  1. Puedes estar al tanto de los cambios que se han hecho de tu obra. Además, te permitirá recibir propuestas profesionales siempre con el objetivo de dejar limpia la expresión escrita.
  2. Te permite comunicarte de manera directa con el corrector profesional. Recuerda que podrás comunicarte a través de comentarios en los que podrás visualizar directamente dónde va cada propuesta.
  3. Es un sistema muy eficaz de corrección. Atrás quedaron las revisiones en papel. El control de cambios es más inmediato que una hoja impresa que tienes que enviar y esperar a ser recibido.
  4. Es más ecológico. Todo lo que evite usar papel más de lo necesario y utilizar el ordenador en su lugar es siempre mejor.

Independientemente de los cambios, como autor, eres la persona que tiene la última palabra sobre tus escritos.

 

Así que esperamos que pongas en práctica esta opción de Word porque es la metodología que usan todas las editoriales ahora mismo. Y lo más importante de todo es que el control de cambios es el mejor amigo del escritor. ¡No nos cabe duda!

Tags

Compartir

Tregolam
Sobre
Tregolam

Empresa de Servicios Editoriales. Agregador de #Concursos Literarios y Becas, #ServiciosEditoriales, #Noticias, #Entrevistas, #Literatura

Comentario

  • Mary Vivas says:

    Buenísimo, Gracias
    Mary Vivas
    [email protected]

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies