¿Cuáles son los distintos tipos de texto?

por Tregolam en Artículos Literarios, Tregolam
Los distintos tipos de texto Los distintos tipos de texto

Los distintos tipos de texto y sus particularidades

Ya sabemos que esto suena mucho a selectividad y que seguro que ya estás familiarizado con los distintos tipos de texto que existen. El narrativo, el descriptivo, el periodístico… múltiples clasificaciones que se basan en las principales características de cada uno. Pero si no es así, deberías saber que aunque muchos de ellos puedan parecerte lo mismo siempre habrá algo que marque la diferencia entre uno y otro.

Como en Tregolam ofrecemos servicios de corrección ortotipográfica y de estilo, no nos parece extraño que nos lleguen encargos de las más diversas índoles. Así, como corrector (si es que es esta tu profesión) o como mero curioso, resulta interesante saber identificar cada uno de ellos en base a sus particularidades.

Por eso, en nuestra entrada de blog  de hoy vamos a encargarnos de hacer un sucinto pero útil resumen de los distintos tipos de texto que existen y sus singularidades. ¡Vamos a ello!

 

1. Tipo de texto descriptivo

Tipos de textoUno de los tipos de texto más característicos son los textos descriptivos son aquellos que describen algún tema en concreto, es decir, que ofrecen información sobre algún asunto, objeto o situación (entre miles de posibilidades más). Están orientados a brindar información al interlocutor acerca de la realidad que percibimos y tienden a ser de carácter objetivo.

Serán los adjetivos calificativos los que predominen en un discurso o texto descriptivo, aquellas palabras que acompañan a los sustantivos y determinan sus cualidades. De igual forma, será recurrente el uso de verbos copulativos (“ser”, “estar” y “parecer”) para mostrar esta realidad de forma precisa y clara.

 

2. Tipo de texto expositivo

Se trata de un texto que busca mostrar o exponer determinado tipo de información a uno o varios interlocutores. La característica principal de estos tipos de texto es que huyen de mostrar opiniones subjetivas (como en el anterior caso), pues tiene como objetivo ofrecer una descripción verídica de hechos relevantes. Es por ello que también debe ser claro y preciso.

Además, pueden ser divulgativos o especializados, esto es, textos que informen sobre un tema determinado de interés o sobre otro que requiera cierto conocimiento previo sobre el asunto, respectivamente.

 

3. Texto argumentativo

Los textos argumentativos tienen la intención de defender determinados aspectos de la realidad en base a argumentos válidos y coherentes, es decir, buscan sustentar una tesis. Esto siempre ha de llevarse a cabo mediante el uso de un discurso bien estructurado y unas propuestas lógicas, pues la persuasión del interlocutor (o la refutación de una idea) es el fin último de estos tipos de texto.

Así, lo más habitual será encontrarlos, sobre todo, en textos científicos, filosóficos o literarios (cuando estos son ensayos, claro). También son recurrentes en el ámbito político y en el judicial, así como en distintos textos periodísticos de opinión.

 

4. Texto instructivo

Como su propio nombre indica, la intención de estos tipos de texto busca obligar al lector u oyente a hacer algo en concreto, esto es, les da instrucciones. Por ello es esperable que sea típico de los manuales de instrucciones o de las recetas de cocina, donde se muestran los distintos pasos que hay que dar de cara a la consecución de un objetivo.

Aunque alguno se habrá peleado con los muebles de Ikea en más de una ocasión debido a la poca claridad de estos manuales, hay que destacar que este tipo de textos deben ser concisos y claros, además de mantener una estructura coherente que permita una compresión absoluta de todo lo que se describe, de principio a fin.

 

5. Texto científico

La finalidad de los textos científicos es mostrar los avances que se han realizado a través de distintas líneas de investigación (científicas). En ellos se aportan pruebas y resultados sobre el objeto de estudio en cuestión, con el fin de argumentar, defender o demostrar una o varias hipótesis.

De escritura formal, estos textos requieren el uso de un lenguaje claro y preciso, pues tienen que poder mostrar con facilidad cada una de las ideas que se pretenden defender. Como en los textos que hemos explicado anteriormente, no tienen cabida las expresiones subjetivas u opiniones, sino solamente argumentos objetivos verificables. Lo más destacable es que intentan trazar una línea continua de descubrimientos y avances, así que cuentan con un útil y muy característico apartado de bibliografía y biografía.

 

6. Texto humanístico

Son similares a los científicos, en tanto que también buscan la defensa y confirmación de una serie de hipótesis. Lo que sucede es que en estos casos versan sobre temáticas referidas al estudio del ser humano y sus actividades o producciones culturales, socioeconómicas, filosóficas, antropológicas, etcétera.

En cuanto a esa pequeña diferencia que nos obliga a dividir uno y otro texto, esto se debe a que el humanístico carece de una estructura formal, es decir, su elaboración no exige seguir unas estrictas normas de redacción.

Entre sus características más destacables, cabe mencionar el uso frecuente de incisos y adjetivación, así como formas no personales del verbo para mostrar objetividad.

 

7. Texto jurídico (o jurídico-administrativo)

Los textos jurídicos son aquellos que se emplean en el ámbito judicial. Tienen una estructura increíblemente rígida y en ellos se utilizan numerosos tecnicismos y un lenguaje muy arcaico, por eso es muy difícil que alguien que no esté habituado a ellos los entienda con facilidad (o, al menos, que no se duerma en el proceso de lectura).

Es aquel que se utiliza en dictámenes, disposiciones, anuncios, normativas, regulaciones, etcétera. Han de guardar siempre un tono formal y su contenido destaca por su objetividad, ya que han de evitar a toda costa la posibilidad de que se llegue, a través de su lectura, a interpretaciones ambiguas.

 

8. Texto periodístico

Los textos periodísticos son todos aquellos que derivan del ejercicio profesional del periodismo, es decir, aquellos que se enfocan a la exposición de un hecho y se utilizan para darle a conocer al lector una información específica. La diferencia con los expositivos radica en que estos textos parten de la base de que lo que en ellos se cuenta puede ser de interés para la opinión pública.

Como el público objetivo es muy variado y la cantidad de noticias informativas que se manejan diariamente es ingente, estos textos se adecuan para que su mensaje llegue de forma rápida e impacte al interlocutor. Así, destacan por su sencillez y claridad, además de que cuentan con un léxico preciso que favorece la compresión de la noticia. Tampoco tienden a ser excesivamente largos y su estructura es bastante libre.

 

9. Texto histórico

¿Que son los tipos de texto históricos? Pues son aquellos que nos permiten acceder a un conocimiento completo y significativo de la historia. Siempre serán documentos escritos, y su interpretación puede proporcionarnos algún tipo de saber sobre el pasado humano.

Será habitual que sigan un orden cronológico y lógico, es decir, que muestren cómo ha sucedido todo en el tiempo de forma lineal y que esos acontecimientos tengan una relación lógica entre ellos. Además, también suelen elaborarse manteniendo un orden de importancia, es decir, que los hechos más relevantes ocupen más espacio en el texto que aquellos secundarios.

 

10. Texto narrativo

Un texto narrativo es aquel que busca narrar una consecución de hechos o acontecimientos que han tenido lugar en un periodo de tiempo y espacio determinados. Este es, posiblemente, el texto con el que más familiarizados nos encontramos, pues en nuestro día a día nosotros mismos no hacemos más que contar qué nos ha sucedido a lo largo de la jornada y de qué manera.

Eso es, resulta que los seres humanos somos narradores natos. Sin saberlo elaboramos historias, a veces ficticias y a veces verídicas, con unos personajes que evolucionan a lo largo de la introducción, el nudo y el desenlace. Hasta ese aburrido día en el trabajo que le cuentas a tus amigos tiene los elementos básicos de una historia bien construida: los elementos internos (el narrador, el espacio y el tiempo) y los elementos externos (capítulos, fases, acontecimientos destacables, etcétera).

 

11. Texto literario

Podríamos decir que los textos literarios son similares a los narrativos, con la diferencia de que los literarios centran su atención en las formas estéticas, poéticas y lúdicas del lenguaje. No obstante, sería un error pensar que en estos textos prima la forma y se deja de lado el contenido, pues también se le da mucha importancia a la calidad de este último. No por nada nos maravillamos ante la poesía mística de Santa Teresa de Jesús o ante la prosa existencialista de Simone de Beauvoir: la intención este tipo de texto siempre gira alrededor de la reflexividad y la búsqueda de nuevas formas de expresión.

Por eso, este tipo de texto echa mano de las figuras retóricas (metáforas, metonimias, sinécdoques, etcétera) y se permite un uso totalmente libre del estilo y estructura del texto. Esta libertad de creación es lo que favorece la elaboración de textos conmovedores, impactantes y novedosos, y por ende es lo que les aboca a estar sometidos a una absoluta subjetividad.

 

12. Texto publicitario

En un mundo de marketing masivo como en el que vivimos, todos los días tenemos que lidiar con este tipo de textos. Son aquellos cuya intención es generar algún tipo de necesidad en un lector/comprador potencial, de cara a la venta de algún tipo de producto en particular. Además, cabe mencionar que más allá de eso también difunden valores ideológicos y sociales, lo que fomenta la estructuración de la sociedad y contribuye a crear una cultura de masas.

Los más comunes de estos tipos de texto son los eslóganes, mensajes cortos y sorpresivos que captan la atención del lector y consiguen hacerse un hueco en su memoria para recordar tal o cual marca.

 

13. Textos digitales

Son relativamente nuevos, pues surgieron a la par con los nuevos y complejos sistemas de comunicaciones. Por eso, cuando hablamos de textos digitales podemos estar refiriéndonos a un SMS (short message service), a un chat o a una página web, además de las redes sociales o los blogs online. Básicamente, son textos cuyo nacimiento se encuentra en la red o en un sistema digital, los cuales carecen de cualquier tipo de relación con el mundo analógico.

Se caracterizan porque son multilineales (el hipertexto es un término clave en este aspecto) y dinámicos (podemos encontrar textos en movimiento, textos modificables, etcétera). La estructura de estos textos es completamente libre, así como su lenguaje o contenidos. Y es que la red es lo suficientemente grande como para albergar todo lo que a uno se le ocurra.

 

 

Tags

Compartir

Tregolam
Sobre
Tregolam

Empresa de Servicios Editoriales. Agregador de #Concursos Literarios y Becas, #ServiciosEditoriales, #Noticias, #Entrevistas, #Literatura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies