¡Instala el Widget de Concursos para ver los concursos directamente desde tu web o blog!

Entrevista a Paloma Montequín, autora de «Ángeles de las profundidades»

Buenos días, Paloma. Estamos encantados de poder volver a hablar contigo con motivo de la publicación de tu tercera novela Ángeles de las profundidades (Editorial Rubric).

En este libro publicado a principios de este año 2020 nos cuentas la historia de Denís, un chico de orígenes humildes que se queda huérfano y tiene que vivir con sus cuatro hermanos mayores quienes lo maltratan y explotan, pero pronto su vida cambiará. ¿Qué ha significado para ti escribir esta hermosa historia?

Creo que he cumplido el objetivo de plasmar en una historia el destino extraordinario de un hombre común, trabajador, honrado y buen padre que, sin grandes alardes de sabiduría, llega a donde quiere llegar.

 

Otra muerte se sucede en la vida de nuestro protagonista. Su hermana Tamar, a la que más quería, fallece a manos de un resentido hombre rechazado por ella. ¿Qué influencia tiene este personaje en Denís a lo largo de la historia?

Sin el personaje de Tamar no habría historia; su presencia, y más tarde su memoria, es la única luz que brilla en el tosco universo forjado por los hermanos del protagonista, holgazanes y abusadores; sin el referente de Tamar, Denís probablemente habría sucumbido al embrutecimiento, o a una profunda depresión psíquica.

 

Más tarde, Denís se encuentra con dos extraños seres que lo instan a salir de su tierra de origen para encaminarse a su destino. ¿Crees que todos tenemos un rumbo adjudicado en nuestra vida?

No creo en la predestinación, sino en el libre albedrío. Creo en la posibilidad de tomar buenas o malas decisiones que determinan en cierta medida nuestro futuro, pero sin atribuir a la voluntad humana la capacidad de alterar las normas de la existencia que deberíamos considerar antes de tomar decisiones.

Hay días radiantes y días lúgubres en la vida de Denís, pero es su capacidad para asimilar las experiencias como enseñanzas la que hace que días radiantes y lúgubres sean fructíferos.

 

La mayoría de las escenas se contextualizan en diferentes islas: Isla Narval, Isla Escarlata, Isla Floresta, Isla de los Mares Abrasadores… ¿por qué decidiste recurrir a esta geografía para contar la historia? ¿Tiene algún significado?

La novela forma parte de una serie llamada Historias del océano. Comencé a escribir microrrelatos a partir de episodios de sueños nocturnos y, más tarde, fueron surgiendo tramas más complejas. Me vi obligada a crear un universo propio, el océano, por la dificultad para encajar algunos de esos episodios en escenarios de la vida real. Los sueños que más me inspiran a la hora de escribir son aquellos que se desarrollan en contextos con avances tecnológicos más bien rudimentarios, de modo que son los propios sueños los que determinan el ambiente anacrónico en el que se mueven mis personajes. En cuanto a los nombres de las islas, ciudades, etc., casi todos tienen un significado de carácter simbólico para mí, pero rara vez proceden de los sueños. Las Islas de los Mares Abrasadores aparecen en varias novelas; según las leyendas del océano, esas islas son la morada de los demonios.

 

Relacionado con la pregunta anterior, en Ángeles de las profundidades existen muchos simbolismos relacionados con la mitología, con la Biblia, con el sentido de la vida… Sin revelar mucho, ¿cuál era el mensaje principal que querías transmitirle al lector con esta trascendental obra?

A través de la trama de esta obra he tratado de plantear la necesidad de establecer un equilibrio entre el destino y la voluntad humana, entendiendo el primero como el conjunto de oportunidades que la vida ofrece y que, con frecuencia, no llegamos siquiera a percibir por un exceso de voluntad.

En la novela ya se advierte esa armonía entre el destino y la voluntad desde el primer capítulo. Un ángel deja el mensaje al alcance de Denís; él no desdeña esa oportunidad, se arriesga a penetrar en lo desconocido con un propósito altruista, y su vida cambia.

 

Los ángeles de las profundidades, quienes dan título a tu novela, son seres que viven más allá de los océanos y cuyo destino es equilibrar al mundo a través del bien, luchar contra la maldad, proteger a aquellos seres humanos llenos de bondad y ayudando a los humanos a evitar las tentaciones del Gran Depravador. ¿Crees que podemos encontrar este tipo de seres de luz hoy en día? ¿Por qué Denís es elegido por los ángeles de las profundidades?

Por tratarse de una novela escrita por un ser del mundo material, y dirigida a seres del mundo material, es necesario jugar con la materialización de lo espiritual. Jesús dijo: «El Reino de Dios está dentro de vosotros»; es decir, el Reino no es un lugar, sino un estado del alma. Los ángeles de las profundidades son la versión literaria de las criaturas espirituales cuyas almas no sucumbieron a la tentación de seguir los pasos de Lucifer. El Gran Depravador es Satanás, que perdió el Reino al transmutar el bien en mal, haciendo uso del libre albedrío que el Supremo Creador concedió a todas sus criaturas, hechas a su imagen y semejanza. De esto se habla en un capítulo del libro.

Una gran parte de la humanidad ha puesto al hombre sobre un pedestal. Los avances tecnológicos y los progresos científicos han generado en todo el planeta un delirio hedonista sin precedentes. Hoy en día, son muchos los que contemplan la escuela de aprendizaje de la vida como un gran patio de recreo. Por otra parte, no se acepta al hombre como es, se adora a un ideal inalcanzable que nadie ha visto ni verá jamás. Pensar que quien desconoce el origen y la esencia de las cosas puede manipularlas sin causar daños irreparables es ser el campeón universal del optimismo. El hombre moderno pone sus esperanzas en quimeras de futuro y rechaza la sabiduría heredada porque esta contempla frutos modestos a largo plazo, y porque advierte que beneficioso y placentero no son sinónimos. Si algo he aprendido es que los seres de luz no viven en territorios de fácil acceso; hay que buscarlos con la mentalidad del sabio de otros tiempos.

En cuanto a la segunda pregunta, los ángeles no ofrecerían a Denís la oportunidad de alcanzar ese destino si no confiaran en sus cualidades personales; es el carácter humilde, sensible y reflexivo del joven el que lo hace apto para esa misión; no se trata de una elección a ciegas o una gracia inmerecida.

 

Tu historia es tan profunda que en ocasiones parece que está construida como un cuento, donde existen personajes enigmáticos, leyendas, protagonistas sobrenaturales, la lucha entre el bien y el mal, enseñanzas, metáforas. ¿Has pensado alguna vez en publicar un libro de cuentos o de relatos?

No lo descarto. Roxana la Vieja era, en cierto modo, un libro de cuentos, con la única diferencia de que las historias narradas llegaban al lector a través de las vicisitudes de la protagonista.

 

El destino, el amor, la bondad, los principios eternos y opuestos del bien y el mal, la justicia, la espiritualidad, el más allá y la fe son algunos de los muchos temas que tratas en tu hermosa novela. ¿Qué otras ideas principales crees que existen en la historia de Denís?

Además de las que has mencionado, rindo homenaje a las buenas gentes a través de algunos de los personajes que Denís va encontrando en su camino, cada cual con sus virtudes y defectos, con sus errores y aciertos, pero animados por la voluntad de hacer el bien. Ese tipo de personas existe en el mundo real, pero suelen hacer poco ruido y, con frecuencia, son menospreciadas por los que prefieren el brillo del oropel.

 

En el libro haces mención a los Libros Olvidados como una referencia a la Biblia. ¿Crees que hoy en día la religión está en un segundo plano? ¿Cómo de importante es en la historia recabar en los valores y en la fe?

En realidad, los Libros Olvidados no son una referencia a la Biblia sino a los cuatro Evangelios. No quiere esto decir que desdeñe otros contenidos de la Biblia, pero percibo una enorme distancia entre el Dios que presenta el Antiguo Testamento y el Padre del que habla Jesús.

En materia de religión, creo que no son todos los que están, ni están todos los que son.

Hoy en día, solo hay dos corrientes en expansión. Una de ellas está considerada como religión porque habla de una deidad suprema, pero ya nació tan impregnada de mundanidad que no alcanza a dar respuesta a las inquietudes espirituales del hombre. La otra, por el contrario, no está considerada como religión porque rechaza la existencia de una deidad suprema, pero ya nació tan impregnada de mesianismo que ha generado una forma de fe, la fe en un nuevo ser humano. Es comprensible que se idealice lo que no se conoce, pero me parece tan insensato conceptuar lo heterogéneo como confiar en lo que sabemos con certeza que es maleable.

Ambas corrientes, aparentemente antagónicas, son con frecuencia aliadas porque comparten adversario. La primera, pese a que dice respetar a Jesús, combate su legado porque sabe que la doctrina de Cristo invalida su principal método de expansión, sembrar miedo, cuando dijo «no temáis a los que matan el cuerpo, pues el alma no pueden matarla». La segunda, que desvirtúa el mensaje del Evangelio por desconocimiento o por mala fe, también combate ese legado porque sabe que la doctrina de Jesús invalida su principal método de expansión, sembrar deseo, cuando dijo «¿qué aprovecha al hombre ganar todo el mundo si pierde su alma?».

No creo que ninguna de las dos corrientes en expansión favorezca el crecimiento interior, una porque exige el sometimiento a normas sociales que nada tienen que ver con la trascendencia del alma humana, y la otra porque alienta una búsqueda personal temeraria, impulsiva y arrogante.

De Confucio son las palabras: «El hombre superior es persistente en el camino cierto, y no solo persistente». Creo que esto responde a tu segunda pregunta. La humanidad no se beneficia de fe y valores, sino de fe y valores que ya han demostrado ser eficaces para el desarrollo individual del ser humano.

 

A lo largo de su periplo, el protagonista de la historia interactúa con varios personajes que de alguna manera determinan su sino. Háblanos un poco de aquellos que más influyen de alguna manera en Denís.

Como sucede en la vida real, todas las personas que conoce influyen de algún modo en su vida. Yo destacaría a Marina la Hereje, más que nada porque nos ayuda a conocer al protagonista de la historia un poco mejor. Esa mujer de apariencia ruda parece estar en las antípodas de Denís, y genera cierto rechazo en él al principio; sin embargo, como no es un hombre superficial, pronto descubre en Marina cualidades humanas dignas de aprecio.

 

Has escrito varios libros. Anterior a este publicaste Los tres consejeros y Roxana la vieja.  ¿Crees que ha cambiado tu manera de escribir desde el primer libro que publicaste?  ¿Consideras que hay algún leitmotiv en tu obra? ¿Cuál sería?

La práctica constante de una actividad suele dar buenos resultados. El cambio más notable que percibo desde que empecé a escribir es una mayor facilidad para dominar la limpieza y la sencillez en la expresión. No me gustan los textos escuetos de tipo telegráfico y, de hecho, suelo elaborar frases bastante largas, pero huyo como de la peste de las expresiones rebuscadas y las filigranas inútiles. Antes rehacía algún párrafo por esa razón; ahora noto que he aprendido a mantener a raya esa molesta propensión humana de asociar la hermosura con el perifollo.

Todas las obras que escribo contienen algún que otro episodio basado en un sueño. Tal vez por ello, y puesto que la simbología juega un papel tan importante en los sueños, nunca he escrito una obra que no contenga elementos sobrenaturales, que me sirven para simbolizar aspiraciones, percepciones o experiencias. Lo sobrenatural no me estorba porque es un recurso que se adapta bien al tipo de literatura que practico, centrada en la expresión de inquietudes de tipo espiritual y moral.

 

Estamos llegando al final de la entrevista, Paloma. Pero antes de despedirnos nos gustaría dejarte un espacio para que comentes lo que quieras a los futuros lectores.

Lo que Ángeles de las profundidades ofrece a los posibles lectores es una narración dinámica, entretenida, y mucho más; como todas mis obras, ha nacido con la vocación de inspirar a los que buscan respuestas más allá de lo perceptible por los sentidos.

A vosotros, os doy las gracias una vez más por ofrecerme esta oportunidad de dar a conocer mi pequeña contribución al universo literario en lengua española.

 


  • Nombre: Paloma Montequín
  • Género: novela
  • Bio: Paloma Montequín es asturiana nacimiento. Gran lectora desde la infancia, autora de vocación tardía, descubrió su amor por la escritura cuando empezó a anotar sus sueños nocturnos para no olvidarlos. Tras escribir varios microrrelatos inspirados en esos sueños, decidió abordar la tarea de crear historias más extensas y elaboradas. La dificultad para integrar episodios de los sueños en escenarios reales, tanto en el espacio como en el tiempo, la obligó a proyectar su propio universo literario: un océano ficticio, plagado de islas, puertos, ciudades, lugares, personajes y mitos propios. Así nació la serie Historias del océano. El cuento Los tres consejeros fue publicado en edición digital en febrero de 2018. En junio de 2019, se publicó el segundo relato de la serie Roxana la Vieja en digital y papel. Ángeles de las profundidades, más extensa que las obras anteriores, es la tercera narración publicada que tiene como contexto el océano que da nombre a la serie.
  • Obra: Ángeles de las profundidades

Disponibles en: Amazon

Compartir

Tregolam
Sobre
Tregolam

Empresa de Servicios Editoriales. Agregador de #Concursos Literarios y Becas, #ServiciosEditoriales, #Noticias, #Entrevistas, #Literatura

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies