¿Cómo escribir una biografía de autor?

por Tregolam en Artículos Literarios
como escribir una biografia como escribir una biografia

La información imprescindible que debe contener una biografía

De todos los elementos que hay que preparar al publicar un libro, la biografía de autor es, sin duda, el más infravalorado. Un título y una portada impactante, así como una sinopsis atractiva hacen la mayor parte del trabajo en la venta de un libro. Sin embargo, jamás se debe pasar por alto ni descuidar la biografía, pues los lectores van a leerla antes que el relato que has escrito. Tu valía, reputación y credibilidad como autor también juegan un papel importante en la compra de tu libro.

Ese pequeño texto biográfico habla de ti y te conecta o te aleja de tu público. Por ello, no te conformes con unos típicos, insulsos e inapropiados datos. Si quieres generar interés sobre tu libro y sobre ti, sigue los pasos de esta sencilla guía sobre cómo escribir una biografía de autor.

 

1. Una biografía no es un currículum

Ante todo, no debes confundir una biografía con un currículum. Tanto si vas a enviar tu libro a una editorial como a publicarlo, sé consciente de que la función de los editores y de los lectores no es contratarte. Se trata de que te lean. Aunque parezca lo contrario, tus estudios y tu carrera no les van a convencer de nada. En cambio, al redactar una buena biografía, sí estarás dando un primer paso para demostrar tu talento como escritor. Tienes que darles razones para leer tu libro y confiar en ti, no aburrirles y dejarles vacíos.

Una biografía versa sobre ti como autor, es decir, sobre una faceta tuya de tantas otras que puedas desarrollar en tu vida. Selecciona aquello que creas importante, lo más relevante que hayas realizado, y deja todo lo demás atrás.

 

2. ¿Qué persona debes emplear?

Quizá pienses que redactar tu biografía en primera persona te acerca al público. Cierto, nos gusta el contacto directo; conocer a la persona detrás del libro nos hace sentir parte de algo especial. Desde luego, es una elección tentadora, pero no la más adecuada. Escribir en tercera persona siempre resultará más elegante y profesional. Para definirte como autor, debes poner esa distancia contigo mismo, desdoblarte y observarte desde una posición externa. Es decir, hacerlo impersonal. Esto te ayudará a centrarte en lo que de verdad quieres contar y a descartar descripciones insignificantes.

 

3. Sé conciso

Como puedes observar, lo primordial es incluir información oportuna sobre tu estilo y tu libro. Y más esencial aún: hacerlo de forma concisa y veraz. ¿A qué nos referimos con estos dos conceptos? Por ejemplo, si tu novela trata sobre la vida de un famoso ladrón y tú has trabajado en el centro penitenciario donde está encarcelado, este dato debería figurar en tu biografía. Si tu libro está ambientado en California y estudiaste durante varios años allí, lo cual te ha servido para construir la historia, no dudes en señalarlo.

De igual manera, debes lograr que tu biografía sea veraz, así que no inventes ni exageres experiencias. Si colaboraste una vez en tal revista, no digas que participas habitualmente. Si estuviste en China menos de dos días y nunca te ha interesado especialmente su cultura, no lo pongas como el viaje más deseado de tu vida ni comentes que solo esas horas bastaron para conocer el país. Son pequeñas-grandes mentiras que se notan, sobre todo, cuando la gente lee tu libro y comprueba que está lleno de estereotipos. Tu credibilidad como autor caerá en picado.

Cuando escribimos sobre nosotros mismos, pueden darse dos situaciones que van a perjudicar tu biografía. La primera es la timidez extrema y la falta de confianza, pensar que no tenemos nada interesante que contar sobre nosotros. Siguiendo esta línea, acabaremos haciendo una biografía-CV sosa que, como hemos apuntado, hay que evitar por todos los medios. La segunda situación se produce al dejarnos llevar en exceso, lo que da origen a una verborrea incansable. Y esto no se debe necesariamente a una cuestión de ego. Más bien, ocurre que a veces hacemos demasiadas florituras en nuestro empeño por proyectar una imagen idílica de nosotros mismos.

 

4. Datos obligatorios

Con independencia de las experiencias personales de cada uno, la biografía debe contener algunos datos indispensables. Estos son:

  • Fecha y lugar de nacimiento.
  • Premios que hayas ganado. Esta información indica que sabes lo que haces y da un motivo para confiar en ti.
  • Estudios y trayectoria, solo si es pertinente. Por ejemplo, cuando el objetivo de tu libro es proporcionar consejos para las empresas y has trabajado como director financiero o de marketing.
  • ¿Es tu primera novela o ya has publicado antes? En este caso, ¿qué libros son? ¿Están relacionados con el actual?
  • Datos atractivos que puedan generar interés en el lector. ¿Te sientes reflejado en alguno de los personajes o los acontecimientos de la historia te tocan de cerca? ¿Por qué?
  • Grupos de escritores de los que eres miembro o talleres que impartes.
  • Tu web, blog o cualquier página profesional donde los lectores puedan reunirse contigo. Es hora de que cedas el testigo al público y que sea este el que actúe. Además, esto te revelará información muy útil sobre tus seguidores, como sus gustos, lo que aumentará el feedback entre ambas partes.

 

5. Qué no debes incluir al escribir una biografía de autor

Seguro que, después de haber leído el apartado anterior, tienes más clara la estructura de tu biografía. Pero, en el caso de que te quede alguna duda, aquí van los puntos que debes dejar fuera.

  • Qué cursos te apasionan. No es nada interesante, así que déjalo para otros espacios, como tu blog.
  • Contar a qué escritor has conocido, si fuiste su discípulo, si asististe al taller de tal autor o persona famosa… Esto no te convierte en buen escritor ni alienta a leer tu novela. Como mucho, la gente pensará: “pues bien por ti, chaval”, y luego abandonará el libro donde estaba.
  • Datos irrelevantes del tipo “amo escribir al alba” o “tengo una casa de campo en la que puedo concentrarme”. Aunque la biografía aporta datos sobre ti, en realidad, no está dirigida a ti. El receptor, el ente activo es el lector. Y a él únicamente le importa cierto porcentaje de tu vida privada, esa parte que le hará conectar con tu libro. Ya habrá tiempo de darte a conocer más a fondo en tus páginas, en las presentaciones
  • Experiencia laboral. Ya hemos visto que, salvo que tu libro esté dedicado a la empresa, ser director de marketing y tener la carrera de Empresariales no le importa a nadie.
  • Tus influencias literarias. Deja que los lectores o los medios pregunten por este tema si quieren, pero no lo incluyas en la biografía. Evita prejuicios como: “vaya… Adora a Stephen King y ha escrito una historia de terror… Será una copia barata”, “se compara con Juego de tronos. Ya quisiera…”. El único nombre que debe quedarse en sus mentes es el tuyo.
  • No adjetivar u opinar. Borra ya mismo de tu cabeza las expresiones “escritor apasionado”, “fascinante historia”, “ejemplo de creatividad”, etc.
  • Cuidado con usar un tono presuntuoso.

 

6. Pon el mismo esmero en la fotografía de autor

Por nada del mundo descuides tu fotografía de autor. Antes de leer el texto de la biografía, la gente va a mirar tu foto, es inevitable. Primero, nos centramos en las imágenes; luego, en lo demás. Así que ponle esmero y asegúrate de que cumple estos requisitos:

  • No poses de forma impostada y poco creíble.
  • Stop selfies. Se nota cuando fotógrafo y fotografiado son la misma persona (en especial, si te fijas en las cortinas de la ducha que hay detrás).
  • No realices la captura a poca distancia. Enfoca, encuadra y respeta el aire.
  • La fotografía de la biografía debe ser únicamente tuya. Ni amigos, ni pareja, ni mascota. Solo tú.
  • Nada de fotos divertidas. Se trata de tu imagen como escritor, no de un recuerdo del colegio.
  • Además de cansar y ser repetitiva, la actitud literaria o intelectual provoca rechazo. Es ridícula y parece que te estás burlando de tu propia profesión, que finges o que te has creado una imagen falsa. Así que basta de poner la mano en la barbilla y mirar al horizonte, bajarte las gafas hasta la mitad de la nariz, meterte un bolígrafo en la boca mientras sujetas un libro…
  • Evita fotografías artísticas. Se te tiene que ver a ti de forma realista y natural. Para crear e imaginar, ya están la portada y la novela misma.
  • Una fotografía en blanco y negro es más elegante y profesional, y favorece más que una en color.
  • Estar tomadas en alta calidad y con la resolución apropiada.

 

Por lo tanto, una biografía de autor debe…

Dar a conocer tus destrezas como escritor y tu personalidad, pero desde un punto de vista profesional. Tienes que motivar a los lectores para que te elijan, es decir, convencerles de que conoces el terreno que estás pisando. Demuéstrales que eres interesante y que tu libro, y no otro, merece esa oportunidad. Aunque la sinopsis parezca más decisiva en la elección, ten en cuenta que la biografía habla de forma indirecta sobre la novela y viceversa. Ya sabes: “de tal palo, tal astilla”.

 

Artículos relacionados

Tags

Compartir

Tregolam
Sobre
Tregolam

Empresa de Servicios Editoriales. Agregador de #Concursos Literarios y Becas, #ServiciosEditoriales, #Noticias, #Entrevistas, #Literatura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies