8 consejos para escritores noveles

por Tregolam en Noticias Literarias, Tregolam
8 consejos para escritores noveles 8 consejos para escritores noveles

8 Consejos para escritores noveles que no te puedes perder

Normalmente, cuando un texto le llega a un corrector es porque ya se ha decidido que se va a editar un libro. Por eso, estos 8 consejos para escritores noveles están pensandos con la idea de trabajar el texto una vez que ya esté escrito. Luego le toca el turno al artesano, quien tiene que colocar cada pieza en su sitio siguiendo unas reglas (aquí no vale el instinto ni la improvisación), para que la obra sea consistente.

Aunque el fondo es fundamental en cualquier escrito, también lo es la forma, algo que en ocasiones se olvida. He leído novelas que me han gustado aunque, tras finalizarlas, me haya dado cuenta de que el argumento era de lo más banal.

Y es que un texto bueno tiene que parecer sencillo, espontáneo, se tiene que poder leer sin esfuerzo. En definitiva, no tiene que dejar ver la complejidad del proceso utilizado para crearlo.

 

1. No descuidar la corrección del textos

Pero una cosa es que el texto parezca espontáneo y otra que lo sea. Cualquier escrito debería llevar un trabajo de corrección meticuloso y atento para poder darle un sello de garantía. Cuando quien publica es una editorial, lo habitual es que se recurra a un corrector profesional para esta labor.

Una vez propuestos los cambios, el texto debe pasar de nuevo al autor para que los confirme o los rechace. En el caso de que sea el propio autor quien vaya a publicar su libro, es muy importante que no descuide el paso de la corrección de texto.

 

2. Repasar el texto una vez terminado

Es absolutamente necesario que, una vez terminado el texto, se hagan varias lecturas, incluso en voz alta, para poder detectar errores y todo lo que se considere que puede mejorarse. También es muy conveniente dárselo a leer a otra persona con buen criterio.

Lo ideal es contratar un Informe Literario.

 

3. No arriesgarse innecesariamente

Para un escritor que empieza, en ocasiones es muy tentadora la idea de innovar en la forma, pero hay que tener en cuenta que para poder saltarse las reglas hay que conocerlas a fondo. Hay que ser Saramago para poder saltarse las reglas de puntuación o Rulfo para mezclar con éxito diversos planos temporales: no te arriesgues si no estás a la altura.

Tampoco es aconsejable seguir las modas literarias. Hay que tener en cuenta que el tiempo que transcurre entre que se empieza un libro y se publica es muy largo (mucho más si no se tiene editor), y cuando el texto sea publicado, probablemente el autor se encuentre con que no era lo que quería haber escrito. Al respecto puedes leer este interesante artículo: ¿Cómo escribir un libro?

 

4. Simplicidad y economía del lenguaje

Quizá una de las normas más importantes para empezar a escribir sea la de la simplicidad y la economía del lenguaje. Cuantas más palabras se utilicen para expresar una idea, más fácil es que el lector (o el autor) se pierda. Un ejemplo claro es el del «archisilabismo»: ese uso abusivo de palabras largas que se piensa que dan más empaque al texto. Escribir «utilización» por «uso» o «intencionalidad» por «intención» no es incorrecto, pero un texto cargado de palabras muy largas se puede hacer pesado, oscuro y muchas veces da una impresión de falta de ideas. Lo mismo ocurre con las perífrasis, ¿por qué escribir «debemos poner de manifiesto que x tuvo una duración de seis meses» cuando con «debemos manifestar que x duró seis meses» podemos decir lo mismo de manera más sencilla?

 

5. Mucha atención a los tiempos verbales

También es conveniente prestar atención al uso de los tiempos verbales. Cada uno da un matiz, y aunque el lector no lo perciba conscientemente, un texto que utiliza el mismo tiempo verbal para indicar distintos momentos es muy probable que se termine haciendo muy confuso.

 

6. No abusar de los gerundios

Otro tanto ocurre con las formas impersonales de los verbos, y sobre todo con los gerundios. Estos se han convertido en una especie de comodín que sirve lo mismo para un roto que para un descosido. Un verbo en gerundio indica simultaneidad o anterioridad a la acción principal.

En tales casos, lo mejor unir los hechos con simples comas o conjunciones. Así, no es posible que «él hiciera el examen suspendiéndolo y siendo castigado por sus padres» (él hizo el examen, lo suspendió y fue castigado por sus padres). También puede funcionar como adverbio, es decir, que no puede usarse para caracterizar a un nombre: no es posible que «el chico vistiendo de rojo está copiando en el examen» (el chico que viste de rojo está copiando en el examen).

 

7. Incisos cortos

Los incisos muy largos dentro del texto también pueden dificultar la lectura, haciendo que se tenga que volver atrás. Convendría recordar que un inciso no debería exceder las quince palabras, que parece que es el promedio de memoria a corto plazo. Asimismo, se deben colocar los incisos en los lugares donde menos rompan la estructura lógica de la frase, sin separar los elementos relacionados (tiempos verbales compuestos, el adjetivo del nombre al que califica…).

 

8. Siempre en compañía de un Diccionario de la Lengua

Como se ha mencionado antes, el proceso de corrección y pulido del texto se hace al final, con un cierto distanciamiento del texto y ateniéndose a las reglas que rigen el idioma. Lo normal es que surjan muchas dudas, desde el uso correcto de una preposición hasta la conjugación de un verbo o el significado de una palabra. En estos casos es imprescindible recurrir a fuentes fiables como La Real Academia Española (RAE) o la Fundación del Español Urgente (Fundéu), instituciones que han puesto a nuestra disposición algunos recursos en línea muy útiles:

Y por supuesto, nunca están de más cualquier otro tipo de diccionarios o manuales de ortografía o estilo a los que poder recurrir en caso de duda.

En todo caso, el autor se debe poner un límite al proceso de corrección, ya que lo normal es que encuentre siempre algo mejorable. Una opción es la que proponía Borges: publicar para dejar de corregir.

 

 

 

Tags

Compartir

Tregolam
Sobre
Tregolam

Tregolam, el país de los escritores. Agregador de #ConcursosLiterarios, #Becas, #Información, #Noticias, #Entrevistas, #Literatura

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies