¡Instala el Widget de Concursos para ver los concursos directamente desde tu web o blog!

Entrevista a Alejandra Esteban, autora de «El camino de los elementos»

Bienvenida, Alejandra, muchas gracias por atendernos. En primer lugar, queríamos darte la enhorabuena por la publicación de El camino de los elementos: Fuego (Círculo Rojo), tu primera novela, en la que cuentas la historia de Camila, una joven médica que, tras una serie de traiciones, emprende un viaje que la hace salir de su zona de confort y enfrentarse a sus miedos.

Esta es tu primera incursión en el mundo de la ficción, ¿de dónde surge la idea para la novela?

Siempre me gustaron las historias relacionadas con el Viaje del Héroe, donde un protagonista inicia un recorrido siendo una persona y lo termina transformada en una persona distinta. De gusano a mariposa, de inocente a guerrero/a.

En todas las mitologías está presente este patrón de transformación. Pongamos como ejemplo a Jasón y sus argonautas. Él quería obtener el vellocino de oro para recuperar su trono y finalmente lo obtuvo, pero lo interesante aquí es toda la transformación en su interior. Esta es nuestra propia historia cuando vamos en busca de un objetivo. Es importante el objetivo, y, cuando finalmente lo alcanzas, eres una persona distinta. Ese es el verdadero tesoro.

También siempre me apasionaron las historias del estilo «efecto mariposa» donde una decisión puede cambiar el rumbo de nuestro destino por completo. ¿Cómo serían nuestras circunstancias si hubiésemos tomado una decisión distinta? Esto está muy ligado a los universos paralelos. ¿Existe otro «yo» que esté viviendo otras experiencias y aprendizajes producto de decisiones diferentes? Esto me resulta apasionante.

El camino de los elementos: Fuego presenta dos historias de forma paralela. Por una parte, tenemos a Camila, una joven doctora que emprende un camino iniciático para descubrir su lugar en el mundo y, por otra parte, tenemos a Aluxes, una princesa que vive en un mundo fantástico y que también se debe enfrentar a una serie de pruebas en el camino de Fuego. Así pues, la novela mezcla el género de fantasía con el realismo que encontramos en la historia de Camila. ¿De dónde nace la idea de mezclar ambos géneros? ¿Cómo te ayudan a construir la historia?

La idea surgió con mi estudio de Kabalah. Esta filosofía enseña que antes de nuestro mundo, otras civilizaciones fueron creadas y destruidas en esta Tierra. Los «mundos del caos» le llaman los kabalistas.

¿Te imaginas que civilizaciones similares a la del Señor de los Anillos hayan vivido antes que nosotros? Es que tengo una imaginación muy florida je je. Me imagino a Aluxes como alguien que vino a crear una civilización más avanzada desde esos «mundos del caos». Esto, por un lado.

Por otro lado, está el tema de los mundos paralelos que dejo un poco a interpretación del lector. ¿Aluxes es Camila en un mundo paralelo? O ¿es una vida pasada de Camila? ¿cómo es posible que puedan conectarse y ayudarse en sus metamorfosis?

En tu libro hay referencias a seres mitológicos y propios del género de fantasía como elfos, orcos, dioses, etc. No podemos evitar pensar en grandes sagas del género como El señor de los anillos, con las que tu novela también comparte el tema del viaje. ¿Qué obras y autores son referente para ti? ¿Cómo se sitúa El camino de los elementos en esta tradición?

Soy una apasionada de la mitología y todo lo referente con el mito heroico. Joseph Campbell era un estudioso de este tema y es el que explica las etapas del viaje del héroe. Él para mí es un referente.

Todas las buenas historias donde una persona (llámale hobbit, Daenerys Targarian, Camila, Aluxes o quien sea) abandona su zona de confort y se lanza al viaje, experimenta la estructura explicada por Campbell. Todas empiezan con una llamada a la aventura y con la resistencia de acudir a esa llamada. En un principio hay un rechazo a lanzarse, como le pasa tanto a Camila como a Aluxes. Todos los personajes, e incluyo a todos los que nos hemos embarcado en este tipo de aventuras, sentimos este llamado en el corazón para ir en busca de un sueño. Y también está esa vocecita que te dice: «para qué vas a salir de aquí, si estamos bien», aunque no estés bien en absoluto.

Todo aquel que vence ese rechazo de la llamada, se encontrará con un mentor, con pruebas, aliados, enemigos, más y más pruebas, recompensas y con el camino de vuelta a la aldea, pero transformado en una persona distinta capaz de enseñar a su entorno todo lo aprendido en el viaje.

Te podría hablar horas de las etapas del viaje del héroe, de hecho, hago talleres relacionados con esto. Creo que es muy importante para conseguir un objetivo, que sepamos en qué etapa del viaje estamos y cómo podemos hacer para superarla, porque no resolver un conflicto que tengamos en alguna de estas etapas implica volver a la zona de confort.

Ese es el único fracaso, permanecer con ojos vagos y confortables. Este tipo de miradas solo ven callejones sin salida.

También influyó mucho en mí Joe Dispensa. Él explica de una forma simple el entramado cuántico, cómo dos partículas se pueden conectar, aunque estén separadas en el espacio. Su explicación de cómo nuestro «yo futuro» puede conectarse con nuestro «yo pasado» o viceversa es la base de la novela. Piensa en cómo se podría transformar tu vida con esa experiencia, cuántas posibilidades infinitas se presentarían delante de ti.

Mi objetivo es que el lector reflexione sobre esto luego de leer la novela y de acuerdo con los testimonios creo que lo he logrado.

Esta idea del viaje del héroe/heroína es central en la novela. Señalas en tu web que profundizaste más en este tema a través de tu formación en coaching, ¿cómo se refleja esto en El camino de los elementos?

Lo principal en coaching es ayudar a una persona a conseguir un objetivo. Ir de un punto A, a un punto B. Si todavía no estás en ese punto B, es porque tienes que hacer ese viaje, pero en realidad no es un viaje físico solamente. Es un viaje emocional y espiritual.

Tanto Camila como Aluxes dan esos pasos en el viaje físico, pero lo que les va a ayudar a llegar a ese objetivo es la transformación interna. Ellas cambian cuando se enfrentan a la prueba y van haciendo un trabajo de minería. Extraen un tesoro interno de valor incalculable.

Aprenden a valorarse a sí mismas, a creer en ellas, a tener creencias empoderantes. Este proceso les va a ayudar en el camino. Les va a ayudar o no. Porque tú que has leído el libro sabrás que juego con este efecto mariposa.

Un deseo no cambia nada, pero una decisión lo cambia todo. Si tomo una decisión el universo se activa y lo exterior cambia. Si no la tomo, el mundo sigue girando y, a veces te gira de una bofetada, como le pasa a Camila. Cuando no nos atrevemos a salir de nuestra zona de confort, la vida nos saca de ese lugar, aunque no queramos. Si aun así sigues inmóvil, el futuro no será muy alentador. Las enseñanzas de Camila… no puedo decir más porque hay muchas sorpresas en la novela.

En el libro abordas muchos temas de carácter social. Por ejemplo, nos ha llamado la atención la relación entre Camila y Lucas en la que claramente señalas la violencia de género que está sufriendo ella. ¿Crees que es necesario abordar el tema de la violencia machista también desde la ficción para que las mujeres se vean reflejadas y puedan evitar esas situaciones?

Creo que es muy importante leer historias que nos empoderen. Yo lo llamo «ficción de impacto».

Las historias nos guían y nos ayudan a sacar lo mejor de nosotros, por el simple hecho de que tenemos en nuestro interior todos los arquetipos del inconsciente colectivo. El trabajo de las historias es activarlos. Ellos pueden encender el valor en nuestro interior que a veces lo tenemos escondido.

Es importante que nos podamos sentir identificados con historias de superación para que nos lancen al viaje del héroe/heroína. Necesitamos más historias de esas…

Camila estaba en una posición de víctima por todos los insultos que había experimentado en su infancia, pero a lo largo de su vida se va dando cuenta de esa posición y tiene que tomar la decisión de abandonarla, o no. Hay una decisión muy importante que tiene que tomar. Ahí lo dejo…

Siguiendo con esta dimensión de denuncia social que encontramos en la novela, introduces temas como la contaminación de las aguas derivada de la minería. ¿Por qué has querido hablar de esta problemática?

La zona de Ongamira, de la que hablo en el libro, estuvo en peligro de destrucción por una minera y hubo un movimiento antiminería del que formé parte durante un tiempo. Yo viví mucho tiempo en Capilla del Monte que está al lado de Ongamira y antes de que sucediera toda esa revolución, yo no sabía nada de cómo se extraían los minerales de las montañas. Cuando lo supe, me quedé shockeada. El conocimiento es fundamental.

En mi investigación descubrí que es una problemática que sufren muchos países del mundo, especialmente aquellos que tienen mucha riqueza natural pero poca riqueza social, justamente por algún interés de algún poder dominante. Hay mucho desconocimiento de muchos temas que son muy importantes para la ecología o para la salud.

La novela transmite claramente un mensaje: invita a salir de la zona de confort y enfrentar los miedos que todos tenemos. Como psicóloga y experta en coaching, ¿de qué manera has integrado tus conocimientos en este campo en la novela?

Todos aquellos que tengan objetivos que quieran cumplir se van a sentir muy identificados con las protagonistas. Me atrevería a decir que es una historia que te guía en el proceso de coaching.

Hago alusión a la energía del fuego y quien más ostenta esa energía es el arquetipo del guerrero, que activa esa fuerza interna para salir de tu zona confort. Mi objetivo con esta novela es que el lector active ese arquetipo de fuego y se lance al desafío.

Conozco personas que se la pasan diciendo: si fuese más joven viajaría por el mundo, si tuviese dinero llevaría a cabo mi propósito. Se mantienen en la queja por miedo a las pruebas del camino y dejan de vivir con autenticidad por estar en un lugar «seguro».

Esta parte de la saga tiene mucho que ver con la energía guerrera, perder el miedo al obstáculo porque son los que van a hacer que saques todo tu potencial.

Al principio de la novela, Camila dice «aunque mi profesión era una rama científica, siempre me sentí muy atraída por todo lo sobrenatural y místico». Tu profesión está relacionada con una rama de la ciencia y también vemos que tienes un gran interés por lo espiritual, ¿crees que es importante para el ser humano no perder esa dimensión espiritual, independientemente de los avances científicos?

Yo creo que no es «independientemente de los avances científicos». Con el avance de la física cuántica empezamos a ver cómo lo «invisible», la consciencia del «observador», moldea la materia. Yo no me atrevo a explicar nada de física cuántica, pero me parece claro cómo explica Joe Dispensa el fenómeno del efecto observador. Dice que los científicos descubrieron que la atención de la persona que está observando afectaba la conducta de las partículas, o sea que afectaba la materia. Todos estos avances científicos van transformando la epistemología, la forma en experimentar la ciencia y al ser humano.

Gracias a esto estamos saliendo de un paralelismo psicofísico donde se tenía en cuenta el cuerpo por un lado y la mente por otro. Esto hizo mucho daño a la humanidad, porque somos una unidad de cuerpo-mente. No somos mente por un lado y cuerpo por otro.

Todas estas conclusiones a la que está llegando la ciencia, la kabalah ya lo venía explicando desde el comienzo de los tiempos. Es lo espiritual lo que va a manifestar lo material. Y lo material también es parte del mundo espiritual. Si tu mundo físico es caótico, echa un vistazo a tus pensamientos y emociones, seguramente también habrá caos allí. Y esto también conecta con la novela, invita a percibir una unión entre la ciencia y lo espiritual.

El camino de los elementos: Fuego es la primera parte de una saga de novelas en la que estás trabajando. Cuéntanos un poco más sobre ella. ¿Cuántas partes tendrá? ¿Volveremos a encontrarnos con Camila y Aluxes? Y, sobre todo y muy importante para tus lectores, ¿cuándo estará disponible la segunda parte?

Agua, Aire y Tierra están en mi mente todavía, pero ya escribí la escaleta de Agua, que será el segundo libro de la saga. Todas son historias heroicas de Camila y Aluxes, aunque cada libro tiene foco en energías distintas. Es una saga muy simbólica, muy de ir a lo natural y chamánico.

En Fuego pongo énfasis en activar un arquetipo guerrero, en comenzar una metamorfosis para ganar poderes internos. Si tienes que entrar en la cueva para recuperar el tesoro que hay dentro, tienes que vencer al dragón que la custodia. Lo mejor es que cuando lo vences, ese dragón se convierte en tu mascota, en tu protector.

Agua está relacionada con limpiar vínculos e integrar sombras. Todos estamos inmersos en un inconsciente colectivo, familiar e individual y, muchas veces, por no decir siempre, repetimos historias familiares sin saber. Aceptar y trascender traumas pasados, tanto familiares como individuales, es un trabajo muy potente que tanto Camila como Aluxes tendrán que realizar si no quieren ahogarse en un pozo de emociones disruptivas.

Aire, tiene que ver con el pensamiento, con las creencias. La forma en que nos «creemos» es lo que somos.

Tierra está relacionado con los resultados de todo el proceso anterior, tendrá mucho de chamánico, de un poder indígena arcaico, de plantar semillas, de tener paciencia para hacerlas germinar.

En cada libro la historia se desarrolla en un contexto histórico determinado: en Fuego, el conflicto de los talibanes con los tuaregs en Mali. De hecho, la destrucción de los monumentos en Tombuctú fue un acontecimiento real. Es más, hubo un juicio en la Corte Penal Internacional relacionado con esa destrucción. En Agua, el medio histórico será el antiguo Egipto, en la época de Hatshepsut. Aire estará situado en la época de Robert the Bruce en Escocia y Tierra con los indígenas de Ongamira. En todo este proceso habrá un par de puntos de inflexión que parecerá que todo termina, pero, como la vida misma, todo sigue… No quiero adelantar mucho.

No les puedo decir cuándo terminaré Agua porque estoy inmersa en varios proyectos relacionados también con la escritura. Voy a abrir una academia de escritura terapéutica y creativa relacionada con este Método de los Cuatro Elementos y otro, también relacionado con la escritura, de acompañar a profesionales del desarrollo personal a escribir sus libros de no-ficción para potenciar sus marcas personales.

Así que supongo que terminaré de escribir Agua a fin de año y lo sacaré para invierno del 22. Les doy tiempo para leer Fuego…

Vemos muchas similitudes entre tu vida y la de Camila. Has trabajado como psicóloga en contextos muy variados como el penitenciario, el militar o las ONG y, al igual que tu protagonista, una experiencia trágica te hizo salir de tu zona de confort para emprender un nuevo camino e iniciar tu carrera como escritora. ¿Es Camila un alter ego tuyo?

No te puedo decir que es una historia autobiográfica, pero sí curé muchas heridas a través de ella.

Cuando descubrí el beneficio que supuso para mí la escritura, empecé a investigar y especializarme en metáforas terapéuticas y cómo pueden transmutar nuestras propias historias. Así que ahora estoy en el punto de abrir la academia de escritura terapéutica para las personas que estén en un camino de autodescubrimiento y para profesionales del desarrollo personal que quieran mejorar sus técnicas para aplicar con sus clientes. La escritura terapéutica es complementaria a cualquier psicoterapia que puedas utilizar.

Muchas veces estamos presos de nuestras propias historias, ya es hora de darnos cuenta de que son nuestras propias historias las que pueden abrirnos las puertas de la prisión.

Has escrito otro libro El método de los cuatro elementos en el que cuentas cómo ha sido tu experiencia con este método. ¿Nos puedes contar brevemente en qué consiste?

Esta novela es una excelente guía en un proceso de desarrollo personal. Mi interés era sistematizar esa historia en un método y que las personas pudiesen vivir «El camino de los elementos». El método de los cuatro elementos es un libro de no-ficción que enseña a activar determinados arquetipos internos para conseguir un objetivo.

Si tienes un anhelo, tienes que hacer algo de lo que estuvimos hablando en toda la entrevista, salir de tu zona de confort y activar tu energía de fuego.

El camino del agua es trabajar tus heridas primordiales y tus máscaras para que los obstáculos no te devuelvan disparada a tu zona de confort. Las pruebas te van a enfrentar a tu herida primaria y si reaccionas de la misma forma que lo hacías en tu zona de confort, volverás a ella. Es una sanación interior desde lo inconsciente.

Con aire, activamos el arquetipo del mago y potenciamos creencias para que nos conduzcan a nuestro objetivo.

Con tierra, activamos el arquetipo del agricultor y de rey/reina. Cultivamos la paciencia para poder ver germinar la semilla. Respetamos los tiempos de cada uno y, cuando ya sale la planta y el fruto, nos posicionamos como reyes. Cuando alcanzamos el objetivo, nos volvemos a sentir cómodos con las herramientas que adquirimos en el proceso y se vuelve a crear una zona de confort mucho más rica de la que salimos. Eventualmente, volvemos a sentir esa llamada en el corazón para volver a hacer el viaje.

Todo este proceso recurrente nos convierte en personas plenas. ¿Cuesta? No te diré que no, pero que cada uno valore si merece la pena.

Alejandra, estamos llegando al final de la entrevista y, antes de despedirnos, nos gustaría dejarte un espacio para que puedas compartir lo que quieras con los lectores.

Mi mayor anhelo es que las personas se embarquen en estos viajes internos y creo que mi novela puede ayudarles a transmutar las dudas en poder. Leer el Camino de los elementos puede hacer que pierdas ese miedo a los obstáculos. Cuando pasas esa puerta te transformas en una persona distinta.

Muchas gracias por compartir este tiempo con nosotros. Te deseamos mucho éxito con El camino de los elementos: Fuego.


  • Nombre: Alejandra Esteban
  • Género: novela
  • Biografía: Alejandra Esteban es psicóloga experta en coaching. Su recorrido por la psicología empezó en Argentina con el psicoanálisis y siguió en España con Sistémica y Gestalt; sin embargo, no encontró el sentido a su camino profesional hasta que se encontró con el coaching, la hipnosis ericksoniana y la PNL, sus pasiones. Con experiencia como psicóloga en ámbitos tan variados como el penitenciario y el militar, comenzó a escribir ficción para dar rienda suelta a su imaginación y transmitir de una forma amena las enseñanzas del “viaje del héroe”. Por eso creó “El camino de los elementos”, cuyas enseñanzas ha implementado al coaching con resultados excelentes. Para que todos puedan vivir el camino de los elementos, escribió El método de los cuatro elementos: El viaje arquetípico de tu alma en busca de tu misión de vida. En este libro de no ficción, la autora desvela de forma autobiográfica su propio camino heroico a través del cual descubrió su método donde intervienen los arquetipos de poder y la escritura terapéutica.
  • Redes sociales: Web de la autora, Facebook, Instagram
  • Obra: El camino de los elementos: Fuego

Disponible en: Amazon, Casa del libro, Agapea, Fnac

Compartir

Tregolam
Sobre
Tregolam

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies