Cuestiones esenciales sobre la fiscalidad del escritor

por Tregolam en Artículos Literarios
La fiscalidad del escritor La fiscalidad del escritor

Cuándo deberías declarar por las ventas de tu libro

Publicar un libro va mucho más allá del ámbito literario. Cuando acabamos de escribir un libro, aún nos queda un largo camino: corregir, publicar, promocionar y… Un momento, vamos a poner nuestra obra a la venta. ¿Cómo nos afecta eso si somos escritores independientes? En cuanto se produce una venta, hay un ingreso (no necesariamente un beneficio). Y en cuanto hay ingresos de por medio, entra en juego la fiscalidad. El problema reside en que, si nosotros mismos somos autores-editores, las cuestiones fiscales a veces no están demasiado claras, ya que apenas se generan ingresos y, por tanto, no se presta la atención necesaria. ¿Deberíamos declarar el dinero de las ventas? ¿Y los derechos de autor recibidos si publicamos con una editorial? ¿Es conveniente darse de alta como autónomo o no?

Vamos a hablar sobre la fiscalidad del escritor para que sepas qué decisión tomar.

 

1. Ventas en web o por plataforma

Antes de meternos de lleno en las arenas movedizas de la fiscalidad del escritor, tenemos que definir conceptos y hacer una aclaración. Es algo obvio, pero nunca está de más recordarlo.

¿Qué es el IVA?

Las siglas IVA se refieren al Impuesto sobre el Valor Añadido, es decir, al impuesto que grava el importe de un producto en las distintas fases de su producción. En España, es del 21% para los libros (como para muchos bienes culturales, por desgracia). ¿En qué se traduce esta definición? 1) EL IVA afecta a los productos finales. 2) Como consecuencia de lo anterior, el encargado de recaudar el IVA será el vendedor de ese producto final, en nuestro caso, aquel que venda el libro.

Por tanto…

Si vendes tu libro en Amazon o a través de alguno de sus hermanos, no hay de qué preocuparte. Como te contamos en el artículo anterior, Amazon se queda con el 30% de las ganancias en concepto de impuestos (consultar reducciones según país), por lo que los ingresos generados no repercuten en su totalidad en ti. Además, estas plataformas son las que cobran el IVA en cada venta, así que la fiscalidad recaerá en ellas y tú no tendrás que mover ni un dedo. Si, por el contrario, has decidido vender el libro o el eBook tú mismo en tu web, blog o de la forma que sea (a través de coedición, por ejemplo), deberás facturar el IVA y devolverlo a ese gigante llamado Hacienda. Para hacer esto, tendrías que establecerte como autónomo o ser una empresa. O no…

2. Establecerse como autónomo, ¿sí o no?

Un trabajador autónomo es todo aquel que lleva a cabo una actividad económica de forma habitual, personal y directa a título lucrativo. Otras de sus características residen en la responsabilidad ilimitada, la ausencia de separación entre el patrimonio personal y el de la empresa, y el no estar sujeto a contrato de trabajo.

Parece sencillo, ¿verdad? Nada más lejos de la realidad. La propia definición de autónomo no hace más que aumentar nuestras dudas. Para empezar, ¿qué se considera actividad económica habitual? Quizá pienses que el hecho de dedicarle un número inmenso de horas a tu libro o que las musas te hayan hecho una visita y hayas escrito tres novelas en un año basta para convertir la escritura en tu tarea central. Si solo hiciera falta contabilizar las horas que pasamos frente al ordenador a modo de jornada laboral para saber si debemos establecernos como autónomos, la respuesta sería fácil. Claro que deberíamos, pues los libros no se escriben solos en un par de días o meses.

Pero no estamos hablando en términos de tiempo, dedicación o frecuencia, sino de dinero. Aquí el concepto habitual se refiere a si esa actividad que estás realizando “te da de comer”, o sea, si puede considerarse tu sueldo, tu sustento económico principal. Para saber si debes darte de alta como autónomo, solo tienes que fijarte en tu nivel de ingresos (mensuales o anuales). Por tanto, siguiendo la normativa en España a fecha de 2017, tus ingresos deberían están por encima del Salario Mínimo Interprofesional (707´60€/mes en 14 pagas) o ser mayores de lo que marca el IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples, 532´51€/mes).

¿Cuándo considerarnos escritores?

A parte de la imprecisión en el término habitual, las fronteras también son difusas cuando hay que definir si un autor es un escritor profesional o no. Aunque tú te sientas como tal, solamente escribir un libro no sirve para que las leyes lo tengan en cuenta. Resulta lógico: si no se tienen en cuenta otras variables, cualquiera podría ser catalogado como escritor. Así que, como no hay una titulación universitaria que lo demuestre, Javier Pellicer nos indica en su magnífico artículo sobre la fiscalidad que un escritor profesional es aquel que:

1) Ha publicado cinco libros distintos por cuenta ajena y en ediciones comerciales españolas.

2) Ha percibido beneficios económicos por la venta de sus libros superiores a 900 €
Y a esto añade que: no se computan como libros los financiados por el propio autor o aquellos cuya tirada sea inferior a 500 ejemplares en obras poéticas o 2000 en obras de otro género.

Ser artista suena muy bonito, sí, pero todo lo que rodea al arte como profesión se hace caótico y duro. Faltan leyes transparentes y específicas que regulen el enorme fenómeno que ha generado la autopublicación de libros.

 

3. Hasta aquí los ingresos, pero ¿qué pasa con los derechos de autor?

Si vas a publicar con una editorial, esta tendrá que darte una parte de las ventas en calidad de derechos de autor. Para ello, necesitarás emitir una factura. ¿Y qué sucede si no somos autónomos? ¿Cómo podemos hacerlo? Una vez más volvemos al Salario Mínimo Interprofesional y a qué se considera una actividad habitual.

Si tus ingresos no superan los 707´60€ mensuales y no facturas todos los meses, no hace falta que te hagas autónomo. Eso sí, tendrás que pasar por algunos trámites burocráticos: darte de alta en Hacienda y rellenar el modelo 036.

Aquí te dejamos un par de artículos que pueden ayudarte en caso de que publiques con una editorial*:

La fiscalidad del escritor (II): ¿Qué tengo que hacer para emitir una factura?, de Javier Pellicer.

Facturar sin ser autónomo: ¿es posible o no?, Gestron.

*Nos referimos a las editoriales tradicionales, no a la autopublicación o coedición, ya que en esta el autor conserva sus derechos de autor, no los cede.

 

4. Conclusiones sobre la fiscalidad del escritor

Ya ves que la ley no establece unos criterios demasiado claros ni proporciona información suficiente respecto a la fiscalidad de los escritores. Sin embargo, podemos concluir que hay indicadores como el Salario Mínimo Interprofesional y el IPREM que pueden sernos de gran ayuda para tomar una decisión dentro de los márgenes de la legalidad. Si no superas esas cantidades o no son frecuentes, no tendrías por qué establecerte como autónomo. Además, ten en cuenta que ser autónomo en España no es ninguna ventaja salvo que tus ingresos realmente puedan compensar las tasas que debes pagar por ser tú mismo tu empresa (y eso sin hablar del papeleo…).

Si rozas los niveles de ingresos que hemos mencionado, empiezas a tener éxito en las ventas o aún albergas alguna duda, te aconsejamos que contactes con un asesor fiscal. Él te explicará mejor que nadie cuáles son los límites y te asesorará en todo momento. Otra opción sería preguntar directamente a Hacienda, pero… existe una posibilidad, aunque sea pequeña, de que velen más por sus propios intereses que por los tuyos. Así que no tengas reparos en consultar a un experto en fiscalidad. Mejor quitarse las dudas y andar el camino libre de piedras que añadirnos problemas que no estábamos buscando.

Tags

Compartir

Tregolam
Sobre
Tregolam

Agregador de #Concursos Literarios y Becas, #ServiciosEditoriales, #Noticias, #Entrevistas, #Literatura

Comentarios (3)

  • Un artículo claro y muy útil.

  • Mateo says:

    Un buen articulo, felicidades, me queda una duda, pongo un ejemplo, un trabajador de cualquier oficio, se jubila, cobra poco más de mil € mes, como dispone de tiempo y algunas ideas, se pone a escribir y publica una novela, o la presenta a un concurso, por h o por b, se la premian, o saca algún dinero por ella.
    Me preguntó y preguntó. ¿No sería razonable que Hacienda se llevase su parte del “pastel” poniendo un gravamen o llevándose por ejemplo un 25% de las ganancias que se lleve el autor jubilado, ¡no escritor profesional! y nos dejen exponer y sacar de nuestras cabezas, las ideas y experiencias que hemos podido recopilar a lo largo de nuestra vida? Porque si tenemos que pagar la S.S el mínimo 266 € m más 8€ euros que van a subir a partir de Junio ( para el que no lo sepa) Mejor sacarse la licencia de pesca, que para los jubilados es gratis, e irse a pescar, “lo que pesquen por lo menos se lo pueden comer gratis, sin pagar nada Hacienda” Un saludo.

    • Tregolam says:

      Hola Mateo
      Como indica el artículo, no en todos los casos hay que darse de alta como autónomo. En caso de los premio literarios, no hace falta estar dado de alta, ya de por sí Hacienda se queda con el 19% (o más, dependiendo el monto) y el resto se decolara en la Renta como cualquier ingreso.
      Hay que estudiar bien caso por caso, muchas veces, con estar dado de alta en la IAE es suficiente.
      Pero no confundir ganancias por Premio que ganancias por venta de ejemplares. Son dos cosas completamente diferentes.

      Saludos!

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies