¡Instala el Widget de Concursos para ver los concursos directamente desde tu web o blog!

Entrevista a Christine DeLozier, autora de «La alimentación del sexo: comida para la salud sexual masculina y femenina»

Te damos la bienvenida, Christine, y te agradecemos que nos contestes a estas preguntas sobre la publicación de tu libro La alimentación del sexo: comida para la salud sexual masculina y femenina. Tras su lectura nos damos cuenta de que la nutrición es el pilar fundamental para mantener relaciones sexuales sanas y placenteras, pues lo que comemos influye directamente en nuestro organismo e indirectamente en nuestro estado de ánimo.

El hilo conductor que utilizas para explicarle al lector todos los pasos necesarios para conseguir un cambio es a través de diferentes historias de pacientes tuyos. Como la de Dan y Carla para quienes, tras una cena copiosa, su primer encuentro sexual no resulta como esperaban. ¿Por qué la comida abundante sigue siendo el antagonista de la buena salud? ¿Cuáles serían los alimentos idóneos para la cena en relación con la actividad sexual?

Los alimentos grasosos y pesados ​​ralentizan la conducción nerviosa hacia y desde los genitales, lo que equivale directamente a menos placer. También daña las arterias que llevan sangre a los órganos sexuales y altera las hormonas sexuales. Todo esto se suma a un sexo que es menos placentero, menos flujo sanguíneo y un orgasmo difícil o menos satisfactorio.

Por otro lado, existen alimentos superestrella capaces de alimentar las raíces del gran sexo. Por ejemplo, ¿sabías que las verduras de hoja verde contienen nutrientes que reducen el cortisol y regulan la testosterona? Gracias a la ciencia, podemos demostrarlo. También mejoran la elasticidad de los vasos sanguíneos y aumentan el óxido nítrico, lo que aumenta el flujo de sangre que llega a los genitales. Por otro lado, los alimentos grasos y salados hacen que los vasos sanguíneos se endurezcan en cuestión de horas, lo que reduce el flujo sanguíneo. ¿Sabías también que el flujo sanguíneo no es importante solo para los hombres? También es esencial para el placer y el orgasmo femenino.

 

Además de lo anterior, a la mayoría pueden surgirle inseguridades con respecto a su físico. ¿Qué podemos hacer en este sentido?

Las mujeres son especialmente vulnerables a estas inseguridades, porque históricamente han sido valoradas por su apariencia física. Y los hombres se preocupan mucho por la capacidad de su órgano sexual para complacer a su pareja. En el libro exploramos la noción de lo que realmente quieren las parejas sexuales. Lo que creemos que quiere una pareja y lo que realmente quiere son a menudo dos cosas diferentes. Nos preocupa que no seamos lo suficientemente ricos, lo suficientemente delgados, que nuestros pechos, traseros y penes no sean lo suficientemente grandes. Olvidamos que la mayoría de los potenciales compañeros sexuales solo buscan a alguien con quien tengan una fuerte conexión. Y aunque todos tenemos preferencias, encontramos atractivas a las personas que están fuera de esas preferencias.

 

¿Cuál dirías que es el primer cambio, y el más importante, que hay que hacer para tener una buena salud sexual?

El primer paso para comer para la salud sexual es desarrollar el aprecio por las frutas y verduras. Deberíamos estar incorporando cantidades abundantes por los múltiples beneficios que ofrecen. Por ejemplo, los antioxidantes, que se encuentran en frutas y verduras, protegen y reparan poderosamente el daño a los nervios, permitiéndoles disparar impulsos más fuertes y rápidos hacia y desde los genitales, lo que aumenta la sensación cuando nuestra pareja nos toca.

 

«Las hormonas, el sistema nervioso y la salud cardiovascular son la Santísima Trinidad de las buenas relaciones sexuales». ¿Cómo podemos encontrar un equilibrio entre estos tres elementos?

Fisiológicamente, el equilibrio adecuado de las hormonas, la rapidez de los impulsos nerviosos desde y hacia los genitales y el correcto funcionamiento del flujo sanguíneo es lo que nos permitirá mantener unas relaciones satisfactorias. Las investigaciones modernas demuestran que la alimentación tiene la capacidad de afectar a esta «Santísima Trinidad del sexo», y puede mejorar o impedir el placer.

Debemos cuidar del diseño biológico de nuestro cuerpo. La alimentación afecta al sexo. Muchas investigaciones clínicas demuestran que ciertos hábitos alimentarios aumentan el flujo sanguíneo hacia los genitales, equilibran las hormonas sexuales y ayudan a los nervios a responder mejor al tacto de nuestra pareja.

 

Como fitoterapeuta y acupunturista, ¿qué beneficios inmediatos tienen estas dos disciplinas en nuestra salud? Por otro lado, ¿cómo podemos ser conscientes de que algo no funciona en nuestro organismo para poder mejorarlo?

La acupuntura es una forma de medicina que se utiliza para tratar diversas enfermedades físicas, mentales y emocionales, y también para aliviar el dolor. Funciona fortaleciendo la condición física y armonizando los sistemas del cuerpo para promover la longevidad y la sanación.

Desde un punto de vista tradicional, la acupuntura hace circular el chi por todos los vasos del cuerpo. Desde la perspectiva de la biomedicina, la acupuntura mejora la microcirculación, regula la respiración, la temperatura, la presión arterial, la secreción hormonal y la respuesta inmunitaria del cuerpo. También estimula el sistema nervioso central y afecta a la liberación de neurotransmisores (unas sustancias químicas básicas) en todo el cuerpo.

La acupuntura mueve el chi por los vasos y estimula las vías neuronales, lo que afecta a cada una de las sustancias que produce el cuerpo, incluidas las hormonas sexuales. También hace que el flujo sanguíneo llegue hasta los órganos sexuales, lo cual es esencial para la función sexual de los hombres y las mujeres.

La filosofía de la medicina tradicional china se basa en abordar siempre la raíz de los problemas de salud. Parte de la raíz de la función sexual es la alimentación. Los humanos nacemos con el yin y el yang en perfecto equilibrio, pero nuestro estilo de vida puede bloquear el chi y la sangre, e impedir que fluyan hacia los órganos sexuales.

Cuando el yin y el yang están desequilibrados en el cuerpo humano, sobreviene la enfermedad. Sexualmente hablando, una deficiencia en el yin puede manifestarse como falta de lubricación en las mujeres o erecciones suaves. Un yang deficiente puede presentarse como placer reducido cuando nuestra pareja nos toca.

 

Además de pautas nutricionales, también incorporas definiciones taoístas que se encuentran además en la medicina tradicional china, como el chi (qi) o el yin y el yang. ¿De qué manera influyen estos dos conceptos en nuestras relaciones sexuales?

La MTC ( medicina tradicional china) cree que la vida, el sexo, el cielo y la tierra son intercambios de yin y yang. El cielo y la tierra fueron separados en los humanos y, como resultado, sufren una muerte eterna. Al mantener relaciones sexuales desafiamos a la muerte, ya que el yin y el yang se unen.

El yin y el yang, al ser inseparables y estar enraizados el uno en el otro, se necesitan en abundancia para unas buenas relaciones sexuales. El yin es la sangre y los fluidos, mientras que el yang es el impulso nervioso y la contracción muscular. El yang aprieta los vasos sanguíneos e impulsa la sangre yin a través de las arterias hasta los genitales. El chi yang contiene la sangre yin en los vasos sanguíneos. Por el contrario, el chi genera sangre. El yang caliente estimula la pasión sexual, y la sangre yin llena los órganos sexuales.

Un chi bloqueado o deficiente implica mayores probabilidades de enfermar. En la MTC, esto se aplica a todo el cuerpo: el chi es la fuerza vital que corre a través de nosotros, y que permite que el aire entre en los pulmones y que el corazón se contraiga; y también que los alimentos se muevan a través del tracto digestivo, desde la boca hasta el ano.

En el sexo, como hemos visto, el chi se encarga de llevar la sangre a los genitales y la mantiene allí. El sistema nervioso y el aparato circulatorio se entienden como los vasos a través de los cuales fluyen el chi y la sangre. Cuando los vasos se bloquean —por ejemplo, si se acumula placa—, la función sexual se deteriora. O, cuando no hay suficiente chi para conducir señales nerviosas fiables y potentes, el placer disminuye y llega menos sangre al pene o al clítoris.

 

Nos ha gustado mucho esta frase que escribes en el capítulo 4 de tu libro: «Todo ser humano es una obra de arte exquisitamente elaborada, cada uno con un talento propio que aportar al mundo». Tras haber publicado tu primer libro, ¿crees que has descubierto un nuevo talento como escritora gracias a La alimentación del sexo: comida para la salud sexual masculina y femenina? ¿Te sientes más escritora o especialista de la salud?

Siempre me ha gustado escribir, pero me sentí atraída por las ciencias biológicas, así que seguí una carrera en el cuidado de la salud. Este libro ha sido una forma realmente gratificante de complacer ese lado artístico como escritora. Espero que este esfuerzo creativo ayude a las parejas en sus relaciones. Sin embargo, al final del día, soy más una especialista en salud y he pasado años buscando conocimientos en esta área.

 

También nos hablas de Nora y Tasha quienes, de manera independiente, apenas tienen libido y no son capaces de tener relaciones sexuales satisfactorias. En este sentido, muchas veces hemos achacado la falta de deseo a otros aspectos, pero nunca al nutricional. ¿Crees que tu libro además de ayudar a los lectores a comer mejor, también los ayudará en su autoconfianza?

¡Absolutamente! Comer mejor es un paso hacia el buen sexo. Al fortalecer la señalización nerviosa, el flujo sanguíneo y el equilibrio hormonal, experimentamos una mayor sensación cuando nuestra pareja nos toca. Sin embargo, debemos pensar más allá de nosotros mismos y de nuestro placer. Ser una pareja amable es fundamental para ser un buen amante. Significa que consideramos que el placer de nuestra pareja es igualmente importante que el nuestro. Invertir en el placer de nuestra pareja aumenta la intimidad, acercándonos. Al hacerlo, podemos sentirnos más seguros porque realmente somos mejores amantes.

 

¿Cuál es el mayor enemigo, nutricionalmente hablando, para el organismo y el apetito sexual?

En realidad, hay dos grandes enemigos del buen sexo: el exceso de grasa y la sal. Los alimentos grasosos y salados dañan las paredes arteriales y comprometen el flujo sanguíneo a nuestros genitales. La mayoría de las personas no se dan cuenta de que el flujo sanguíneo no solo es importante para la función sexual masculina, sino que también es esencial para la excitación y el placer femeninos. Además, la grasa ha demostrado en la investigación que altera las hormonas sexuales y ralentiza la fuerza de conducción nerviosa hacia y desde los genitales, lo que reduce muy directamente el placer.

 

Ya habías publicado en inglés este libro, titulado Diet for great sex. ¿Por qué te animaste a traducirlo en español? ¿Qué ventajas crees que tiene la traducción literaria?

Amo el idioma español y pasé años aprendiéndolo. El papá de mis hijos es nicaragüenses y tenemos familia en España y Centroamérica. El español no es mi primer idioma, así que contraté a alguien para que me hiciera la traducción. Tuve la suerte de encontrar a alguien que era absolutamente maravilloso e hice todo lo posible por preservar mi voz, lo que, sinceramente, puede haber sido muy difícil. Soy una científico de corazón y quería asegurarme de fundamentar cada aspecto de las recomendaciones dietéticas con investigación científica. Sin embargo, también tengo un sentido del humor bastante irreverente y vulgar, que se puede ver a lo largo del libro. Quería crear un libro que fuera muy accesible para la gente, divertido, inteligente y, sin embargo, contuviera mucha información realmente útil. Mi traductor fue increíble en sus esfuerzas de mantener ese estandard.

 

Para conseguir disfrutar de nuestras relaciones, ¿consideras que también es importante el aspecto psicológico? ¿Qué peso tiene con respecto al cuidado de nuestra salud corporal?

En la medicina tradicional china, la salud mental y psicológica se considera inseparable de la salud física. Y nuestras emociones se ven como una manifestación de nuestro estado de salud. Pero también se cree que afectan nuestra salud física. Se cree que el exceso de ira puede dañar el hígado, o el exceso de tristeza, los pulmones, por ejemplo. Además, desde un punto de vista moderno, se debe cuidar nuestra salud psicológica. Por ejemplo, el estrés nos afecta mucho en el dormitorio. Cuando estamos estresados, nuestros cuerpos producen una hormona llamada cortisol, que puede sabotear los niveles de testosterona, afectando nuestro deseo sexual y nuestro juego en la cama.

 

Por último, Christine, nos gustaría dejarte un espacio para que le comentes lo que quieras a los lectores antes de despedirnos.

La alimentación del sexo también aborda algunas de las amenazas medioambientales para nuestra salud sexual y el equilibrio del cuerpo y la mente. Hacer ejercicio, y dormir, puede ayudar a mejorar el ritmo de nuestro cuerpo. También hay consejos prácticos para conseguir una mejor armonía a través del respeto mutuo y la generosidad en pareja. Y, además, hay consejos detallados para satisfacer a su pareja.

Este libro usa pruebas científicas para revelar los mejores hábitos alimentarios para una buena vida sexual, integrando la ciencia moderna con la medicina tradicional china, una guía que nos ha servido durante siglos para mejorar la función sexual. En un cuerpo bien cuidado, en el que el chi y la sangre fluyen libremente, el deseo nos llegará de manera natural, al igual que el placer, y tendremos orgasmos sin esfuerzo alguno.

 

Muchas gracias por habernos atendido. Desde aquí te animamos a seguir publicando libros que mejoren nuestra salud.

 


  • Nombre: Christine DeLozier
  • Género: no ficción, salud y bienestar
  • Biografía: Christine DeLozier es una acupunturista licenciada y fitoterapeuta con consulta privada en Nueva York, especializada en salud sexual. Trata a hombres, a mujeres y a todas las identidades y orientaciones. La acupuntura es magnífica para la función sexual, pero, para dominar los mecanismos fundamentales de unas buenas relaciones sexuales, la clave es la alimentación. Por ello, Christine trabaja con sus pacientes para desarrollar unos hábitos alimentarios que les ayuden a lograr sus objetivos sexuales. Christine asistió a la Universidad de Rochester, donde estudió Biología y Psicología. Como madre joven y soltera, trabajó como camarera mientras estudiaba a tiempo completo. Se incorporó a un programa que forma a los estudiantes para dedicarse a la investigación científica, pero al final decidió dejar la investigación de lado. Esa experiencia, sin embargo, la llevó a apreciar el método científico, que se emplea a lo largo de este libro. Los consejos presentados en él se basan en una revisión exhaustiva de las investigaciones epidemiológicas y clínicas sobre la nutrición y la función sexual. Además, Christine posee másteres en Acupuntura, Medicina Tradicional China y Terapia. Durante sus años de educación, estudió terapia alimentaria china y obtuvo un certificado como terapeuta holística nutricional.En sus primeros años de trabajo, trató a montones de hombres con problemas de erección con acupuntura, y estos hombres experimentaron mejoras significativas en su satisfacción sexual. Tras ver lo mucho que significaba para ellos este cambio en sus vidas, se especializó en salud sexual y amplió su consulta, disponible para todo aquel que la necesite. Quería ir más allá, quería ayudar a sus pacientes a conectar con sus parejas y animar sus relaciones. Desde entonces, ha tratado a adultos de todas las orientaciones que desean mantener unas relaciones sexuales satisfactorias. La filosofía de Christine, siempre obsesionada con la dieta, la nutrición y la salud natural, parte de un enfoque, respaldado por pruebas científicas, que se basa en el efecto fisiológico de la comida en el cuerpo, a la vez que honra la sabiduría de la medicina tradicional china. Trata a cada paciente de forma holística e individual, y pretende utilizar el conjunto tan único de habilidades que posee para ayudar a los demás con bondad y cariño.
  • Redes sociales: Instagram y Blog de la autora
  • Obra: La alimentación del sexoco: mida para la salud sexual masculina y femenina»

 

Disponible en: Amazon- versión en español y versión en inglés

 

 

 

 

Compartir

Tregolam
Sobre
Tregolam

Empresa de Servicios Editoriales. Agregador de #Concursos Literarios y Becas, #ServiciosEditoriales, #Noticias, #Entrevistas, #Literatura

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies