Cinco claves a tomar en cuenta cuando traduces un libro

cinco claves a tomar en cuenta cuando traduces un libro cinco claves a tomar en cuenta cuando traduces un libro

Cuando un escritor escribe un libro plasma en él sentimientos, ideas, paisajes, olores y un montón de características que vienen dadas por el lenguaje que se usa. Seguramente has leído por ahí que el lenguaje crea y sin él las cosas no existen, ya que no podrían ser nombradas. Comparto esa idea de quien haya sido el primer genio en utilizarla.

Lo que pasa con la riqueza del lenguaje es que cuando se traduce a otros idiomas, en muchos casos puede perder parte de la esencia que el escritor quiso transmitir con su obra si no se hace de la manera adecuada. En la actualidad, existen muchas páginas que ofrecen diversos trabajos de literatura, entre ellos la traducción. Puedes ver un listado amplio de ideas para trabajar por internet en Gananci.

Si tú te has postulado para traducir libros y no te han dado el trabajo, quizá fue porque en tu propuesta dejaste ver que no tienes la experiencia necesaria. En caso de que sí te hayan contratado para este trabajo y es la primera vez que lo llevarás a cabo, o quieres traducir tu propio libro ten en cuenta las siguientes recomendaciones:

 

1. No uses traductores automáticos

Este tipo de traductores básicamente le arrebatan el alma a la obra original. Es cierto que existen traductores avanzados automáticos que son muy avanzados, pero estos jamás podrán compararse a la calidez y fluidez de una mente humana -al menos no por ahora-.

Si tienes dudas con respecto a palabras individuamente, puedes traducirla por ejemplo en Google, para tener una idea, sin embargo, no es una buena idea utilizar estas herramientas para traducir frases y mucho menos párrafos.

 

2. Interpreta con cautela

Los traductores no son robots, especialmente los que se encargan de traducir libros deben tener cierta sensibilidad con la obra que traducen ya que esta debe mantener -dentro de lo posible- la esencia que le imprimió el autor original.

Si eres traductor debes entender que en algunos momentos deberás interpretar ciertas ideas para que se parezcan lo más posible a lo que el autor quiso transmitir. Hay refranes, bromas o frases que no puede ser traducidas literalmente, aquí es donde el traductor debe fungir como un culto intérprete.

 

3. Comunicación con el autor/traductor

Es imprescindible que no menosprecies la comunicación con el autor de la obra para que puedas comunicarle tus dudas al respecto. Si hay alguna idea que no tienes totalmente clara, no lo pases por alto ni coloques tu apreciación netamente personal ya que siempre las opiniones varían de una persona a otra.

Lo mejor es que si no tienes acceso al autor, anotes tus dudas y sigas trabajando. Cuando puedas conversar con el autor, coméntale acerca de lo que piensas y cómo pretendes plasmar esas ideas en la traducción para que te dé el visto bueno. Otra buena opción es consultar con colegas traductores para que te den su valiosa opinión profesional.

Eso sí, no puedes hacer esto con cada párrafo, es importante que confíes en tu criterio para que también le infundas confianza al escritor en tu trabajo. Además, si debes consultar cada línea, la traducción te llevaría mucho más tiempo de lo estipulado.

Si eres el autor del libro, debes tomar en cuenta que no puedes solamente entregar tu preciada obra en manos del traductor y esperar que haga un trabajo increíble por sí solo. Es recomendable que chequees cada cierto tiempo con él para que veas la evolución del trabajo y cuides los detalles.

 

4. Target de la obra

Para elegir el tipo de lenguaje que utilizarás es necesario que conozcas bien al target al cual va dirigido. Tomando en cuenta que existen sinónimos para la misma palabra en diferentes idiomas, debes estar claro del público final del libro para que puedas usar aquellas palabras que se adecuen más a sus gustos.

Si eres el autor, antes de contratar un traductor debes tener segmentado el público al cuál va dirigido tu libro, de qué se trata, el tipo de lenguaje que utilizaste, el tipo de narración. Todos estos elementos serán de suma importancia para que la persona que contrates pueda hacer su trabajo correctamente.

 

5. Lee

Esta recomendación es tan importante como las anteriores. Mientras más lees más recursos literarios tendrás, más léxico, vocabulario, cultura, entre otras ventajas. Tal vez pienses que estás muy ocupado para leer, pero es un aspecto importante en el trabajo de un escritor para mantenerse a la vanguardia y también nutrirse intelectualmente.

Leer te ayuda a crecer como persona y a desarrollarte. Mira estos consejos para que sigas superándote día a día y así llegues a ser la persona que siempre quisiste.

 

Artículos relacionados

Tags

Compartir

Tregolam
Sobre
Tregolam

Empresa de Servicios Editoriales. Agregador de #Concursos Literarios y Becas, #ServiciosEditoriales, #Noticias, #Entrevistas, #Literatura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies