¡Instala el Widget de Concursos para ver los concursos directamente desde tu web o blog!

Entrevista a Rafa Alba, autor de «Europa»

Buenos días, Rafa. Es un gusto poder hablar contigo sobre tu especial libro recién publicado Europa (Editorial Caligrama). Cuya lectura es un recorrido por los datos más curiosos de Europa a raíz de un viaje que tuviste en África.

¿Qué otras cosas te aportó ese revelador viaje a África como profesor de inglés a niños ruandeses? ¿Tienes pensado regresar en algún momento?

Ha sido una experiencia única que sin duda ha marcado mi vida. Hay que tener en cuenta que eran niños que estaban en una situación muy difícil porque habían vivido en la calle. Estuve dándoles clases de inglés y de lectura, pero lo más importante para mí era interactuar con ellos, no solo con clases, pero también haciendo deporte, bailando y teniendo conversaciones con ellos. Lo de volver ahora mismo es complicado, pero ya veremos.

 

Relacionado con este país africano, ¿cómo se encuentra el país tras el horrible genocidio ocurrido en el año 1994?

Por un lado, Ruanda es un país cálido, tranquilo y con ese toque tropical que siempre me ha gustado. Además, en los Enfants de Dieu, aquella escuela/ONG donde hice el voluntariado, me acogieron muy bien. Desde la primera vez que los conocí me gustó mucho el trabajo humanitario que hacían, cómo lo hacían y, de alguna forma, siempre me sentí allí como en casa.

Por otro lado, hablar del genocidio creo que es algo muy complicado, como lo puede ser hablar de eventos dolorosos que han ocurrido en España como la Guerra Civil y la larga dictadura que la siguió. Por lo general, la militarización de una sociedad, que es lo que ocurrió aquí y lo que ocurre en la actualidad en Ruanda, me parece una señal clara de que el conflicto está lejos de estar resuelto.

 

Hablando de estos niños, a los que se les conoce como Enfants de Dieu, estos se encuentran en una situación desamparada en la que tienen que decidir su destino a muy pronta edad. ¿Cómo influyó este hecho a la hora de escribir tu libro?

Uno de los prejuicios o confusiones que tuve que deshacer cuando llegué era el de pensar que los niños eran huérfanos. Resulta que solo unos pocos lo eran, la mayoría tenían una familia, pero debido a condiciones muy duras, a veces la pobreza o a veces por otros motivos, se habían decidido a abandonarlas y buscarse la vida. Así que cuando llegaban al centro estaban en un estado frágil e inestable.

A mí me gustaba darles información interesante de África en clase, a pesar de que ellos parecían más interesados en América, pero descubrí que una manera de captar su atención era con datos fascinantes. La montaña más alta, el país más pequeño, la primera mujer presidente, el premio Nobel de Mandela… poco a poco fuimos haciendo una colección de la que aprendimos todos. Cuando llegué a Europa seguí haciendo lo mismo con los países de Europa y terminó por salir este libro.

 

Tu libro es un texto muy humano e inspirador indicado para todo tipo de lectores: niños, adultos, acérrimos a la lectura, para aquellos que no lo son tanto… ¿has tenido alguna referencia en este sentido?

A pesar de no haber sido muy buen estudiante en el colegio, siempre me atrajo mucho la geografía y además siempre escuché historia en casa a través de mi padre. Más tarde, como adulto, siempre me ha gustado mucho la claridad y la facilidad con la explica las cosas Isaac Asimov; la sensibilidad, la magia y el compromiso de Arundati Roy. En cuanto a viajes, una de las aventuras más inspiradoras que conozco es la que cuenta Julio Villar en su libro de ¡Eh, petrel!

 

También encontramos datos tan aterradores como que España fue, en el año 2019, el segundo país europeo con la tasa más alta de desempleo. ¿Crees que esta región podrá recuperarse teniendo en cuenta esta información y tras esta crisis pandémica?

La violencia económica puede ser tan cruel y paralizante como otras, y no creo que la pandemia ayude, pero espero que en algún momento veamos la luz al final del túnel.

 

Tu libro nos enseña a apreciar más el lugar donde vivimos, pero también su lectura es un gran incentivo para viajar alrededor del mundo. Como escritor, viajero y colaborador de ONG ¿cuál ha sido el país que más te ha impresionado? ¿Por qué?

El espíritu viajero me parece una de las cosas más bonitas que hay, es uno que se fija en los pequeños detalles, que disfruta de la variedad y de los pequeños momentos que comparte con gente desconocida, es uno atrevido que se sale de los senderos y que está abierto a la vida.

Cuento esto porque creo que disfrutar del viaje no tiene tanto que ver con el sitio, sino con la manera en la que afrontas el viaje. Siempre me ha sorprendido y he disfrutado mucho con cada país nuevo que he visitado, pero la región del Amazonas quizás sea el lugar del mundo donde más se manifestó en mí ese espíritu viajero.

 

Este no es tu primer libro, sino que antes ya habías publicado El asesino de polillas. ¿Qué nos puedes contar acerca de este libro? ¿Qué supuso para ti dar el salto al mundo editorial con este relato?

Cuando estudié ADE inicié una carrera en la que me fui adentrando cada vez más en un mundo corporativo en el que no estaba contento, hasta que un día paré, cogí una mochila y me fui a viajar. El asesino de polillas fue lo que salió de ahí y la necesidad de expresarlo de alguna manera y compartirlo.

 

Europa es fruto de una mente abierta, tolerante e inquieta. ¿Qué más adjetivos tienes como escritor? ¿Y tu libro?

Creo que el adjetivo o lo que más me ha movido en esta etapa ha sido la curiosidad. En inglés hay un dicho que dice que «la curiosidad mató al gato», pero, por otro lado, yo diría también que sin curiosidad quizás no merezca la pena vivir, al fin y al cabo, todos vamos a acabar en el mismo sitio que aquel pobre gato.

 

¿Te has planteado hacer una «secuela» de tu libro, aportando datos curiosos de todo el mundo? Cuéntanos, ¿tienes pensado seguir publicando?

Pues la verdad es que después de terminar con Europa no he podido evitar continuar recopilando datos fascinantes de más países, así que no descarto la posibilidad de terminar dando la vuelta al mundo. Por otro lado, también tengo algún proyecto más personal, pero no sé cuándo irá saliendo, también tendrá que ver un poco con la reacción de la gente.

 

Nos encanta esta frase que se lee al principio de Europa: «Ve a por un lápiz y toma notas en este libro, llénalo de apuntes, añade cosas que falten, que te inspiren, y hazlo verdaderamente tuyo. No es ninguna broma, sabemos que para los puristas de los libros escribir en ellos es casi un pecado, pero este no es el caso. Tu misión es seguir completando y mejorando el que a partir de ahora es tu libro». ¿La idea inicial consistía en que cada lector escribiera su propia enciclopedia o esto surgió a posteriori?

Una de las grandes revoluciones en los mapas antiguos, que tendían a decorar con adornos y dibujos las zonas que se desconocían, ocurrió cuando los cartógrafos a mediados del siglo XVIII comenzaron a dejar espacios en blanco en los mapas. Esto excitó a los exploradores que no podían soportar ver esos espacios en blanco sin saber lo que había ahí. Me gustaría que el lector vea de la misma forma este libro, como aquellos antiguos exploradores.

 

Este también es un libro iluminador, en el sentido de que ofrece conocimiento y entretenimiento para todas las edades. De hecho, el orden de los países está relacionado con el sol… ¿cómo se te ocurrió esta idea tan, como decimos, «iluminadora»?

Todo partió de que utilizar un orden alfabético para los países me parecía aburrido.  Tras darle varias vueltas, me vino a la cabeza alguna puesta de sol mágica en algún lugar especial. Creo que así salió la idea descubrir Europa siguiendo el mismo recorrido que el sol.

 

Teniendo en cuenta que es un libro de gran interés, y que eres profesor de inglés, ¿has pensado alguna vez en traducirlo para que lectores de todo el mundo puedan acceder a él?

Es una de las cosas que me gustaría hacer, especialmente para hacérselo llegar a los Enfants de Dieu porque, aunque la escuela tuvo que cerrar por motivos ajenos a ellos, sigo manteniendo el contacto. Así que, ¡ojalá ocurra!

 

¿Te gustaría comentarle algo a los lectores antes de despedirnos?

Creo que, con tres obras en diez años, no arriesgo al decir que no soy el autor más prolífico del mundo. Cada proyecto ha sido complicado y los resultados no siempre cumplen tus expectativas, pero a pesar de todo creo que siempre ha merecido la pena. Por eso animo a la gente a nunca dejar de soñar. Las cosas no siempre salen como esperas, pero siempre hay que seguir soñando e intentando.

 

Muchas gracias por la entrevista. Esperamos que nos sigas alimentando el alma y la materia gris con libros tan didácticos y entretenidos.

 

 

 


  • Nombre: Rafa Alba
  • Género: no ficción
  • Biografía: (Madrid, 1977), profesor de idiomas -español e inglés-, también es escritor y viajero. Autor del libro de viajes El asesino de polillas y el documental de jazz Solo en un día, el cual fue premiado en el Queen City Film Festival de Maryland como mejor documental musical. Referentes literarios: Jack Kerouac, Emily Bronte, Victor Hugo, Ngũgĩ wa Thiong’o, Benito Pérez Galdós, Tahar Ben Jelloun, Arundhati Roy.
  • Redes sociales: Twitter, Instagram, Kahoot y Facebook
  • Obra: Europa

 

Disponible en: Editorial Caligrama, Libros CC, Amazon, FNACCasa del Libro, Kobo y Agapea

 

Compartir

Tregolam
Sobre
Tregolam

Empresa de Servicios Editoriales. Agregador de #Concursos Literarios y Becas, #ServiciosEditoriales, #Noticias, #Entrevistas, #Literatura

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies