¡Instala el Widget de Concursos para ver los concursos directamente desde tu web o blog!

Charla con Agustín Márquez, uno de los editores de la nueva editorial española La Navaja Suiza

Hola, Agustín. La Navaja Suiza lleva poco menos de un año de vida. ¿Qué tal ha sido la experiencia hasta ahora?

Hasta ahora, la experiencia ha sido inmejorable. Supongo que, como cuando se empieza cualquier proyecto, uno tiene sus dudas y sus miedos, pero no tenemos quejas de nada por el momento. De hecho, en broma, solemos decir que debemos estar haciendo algo mal porque no tenemos ninguna queja de los libreros, ni de los distribuidores, ni de la imprenta, ni mucho menos de los lectores. Ahora bien, es cierto que llevamos poco tiempo. Dentro de uno o dos años, habrá que parar y ver.

 

¿Por qué ha escogido la obra de William H. Gass para abrir su catálogo editorial?

La editorial la formamos tres personas: Bárbara, Pedro y yo mismo; como es lógico, aunque coincidimos en muchos de nuestros gustos y lecturas, al final cada uno tiene sus predilecciones, a uno le gusta más lo clásico, a otro lo experimental y a otro el realismo sucio. De alguna forma, Gass se ajustaba perfectamente al gusto de los tres, de ahí que lo escogiéramos para comenzar, porque no podía ser otro. Además, claro está, el estadounidense es un autor que llevaba mucho tiempo sin publicarse y creemos que es un escritor fundamental del siglo XX que merece mucha más atención de la que ha recibido por parte de la edición en lengua española.

 

¿Por qué han sentido la necesidad de fundar una nueva editorial en España? ¿Creen que la oferta editorial actual no es lo suficientemente completa?

Nosotros venimos del blog Libros, Instrucciones de Uso, crear la editorial ha sido un paso natural. Cuando teníamos el blog, no pensábamos en fundar una editorial, pero el hecho de conocer a Bárbara y de que muchas personas nos animaran a crearla nos impilsó a dar el paso.

La oferta actual es suficientemente completa, nosotros no llegamos para rellenar ningún vacío; de hecho, nuestro objetivo es convivir con el resto de editoriales sin interponernos en el camino de nadie. Se trata más bien de complementar la oferta actual, aunque sabemos que ya es de por sí abrumadora para los lectores. Lo que queremos es dar a conocer autores y libros que a nosotros nos gustan como lectores y que deseamos que puedan llegar a otros lectores como nosotros. Cuando creamos el blog, lo hicimos como lectores y el paso a la editorial no ha restado nada de ese entusiasmo lector.

 

¿A qué retos se enfrenta La Navaja Suiza?

El primer reto de La Navaja Suiza es darse a conocer, ya que somos conscientes de que hay una oferta editorial amplísima y, en algunos casos, muy buena. De ahí que el primer paso que nos hemos propuesto sea que los lectores sepan que existe La Navaja Suiza y cuáles van a ser nuestra filosofía y nuestra línea. Pero este primer reto esconde otro igualmente importante, que no es otro que recuperar lo que vamos invirtiendo para poder seguir publicando, es decir, hacer de este un proyecto viable. Obviamente, nos gustaría vivir de ello, pero intuimos (no nos atrevemos a decir que lo sabemos) cómo es el mundo editorial y no nos queda otra que ir paso a paso, superando etapas, y, de momento, estamos solo en la primera.

 

Desde hace años, se habla de la muerte del formato papel y, sin embargo, las variables de venta y lecturas en dispositivos electrónicos no terminan de dispararse. En otras palabras, el papel sigue siendo el rey. ¿Qué piensas al respecto?

Siempre digo a este respecto que nosotros no queremos ser editores de libros en papel, queremos ser editores de libros que nos gustan. No obstante, creo que los dos formatos pueden convivir; es más, me parece que es bueno que convivan. Creo que el formato digital es un gran acierto para los libros técnicos y, de hecho, muchas editoriales de este tipo de libros están tendiendo más a este formato, si no han abandonado ya definitivamente el papel. En el campo de lo literario, parece que depende del tipo de obra. Los lectores de best-seller y de lecturas más comerciales suelen leer más en digital que los lectores a los que nos gustan más otro tipo de obras. Y esto creo que se debe a que no solo nos importa el contenido del libro, sino también el continente. Para nosotros, los libros son casi artículos de colección.

 

¿Tenéis pensando sumar escritores españoles a vuestro catálogo de escritores consagrados?

Lo que más nos importa a la hora de publicar un libro es el texto en sí, no nos detenemos a considerar ni la nacionalidad, ni el sexo, ni la edad. Es decir, si mañana leemos el manuscrito de una autora española de ochenta años y el texto nos parece que encaja con nuestra línea, lo publicaremos sin dudarlo. Por desgracia, gran parte de los buenos autores españoles están ya comprometidos con otras editoriales, pero no nos cerramos a nada.

 

Publicar un libro, para escritores desconocidos, parece una misión imposible. ¿Qué puedes decirle a aquellos escritores que sueñan con publicar su obra?

Creo que no es una misión imposible, aunque sí complicada. Pienso que lo principal es escribir porque uno quiere hacerlo, sin pensar en publicar como objetivo principal porque, si se escribe con esa meta, posiblemente no se alcance. Si uno escribe porque le gusta, porque lo necesita y no tiene prisa en publicar, finalmente puede conseguirlo. Creo que es importante no tratar de ser demasiado ambicioso, es decir, antes de intentar publicar una novela, se puede empezar por publicar en blogs, revistas, antologías, probar en pequeños concursos…

 

Eres un lector apasionado y un escritor en ciernes, y ahora pasas al “lado oscuro” como editor ¿Qué se necesita para convertirse en un editor?

Aunque suene algo raro, creo que se necesitan dos cosas: por una parte, leer mucho, hay que leer muchísimo; por otra parte, hay que acompañar el lado romántico de la literatura con el de los números, ya que, si las cuentas no salen, el periplo editorial durará poco.

 

El sector editorial, con la compra de Ediciones B por parte de Penguin Random House, parece dirigirse a la hiperconcentración corporativa (del otro lado, el Grupo Planeta). En ese contexto, ¿cuál es el futuro de los pequeños sellos editoriales?

Los pequeños sellos son necesarios para publicar aquellos títulos que los grandes no quieren publicar porque no les salen rentables. Por ejemplo, a un gran grupo no le interesará un autor que consiga vender como mucho 1.500 ejemplares de su libro, pero a una editorial pequeña sí porque le permitirá dar a conocer a un autor que merece la pena y, además, seguir sobreviviendo. Así que el papel de los pequeños es el que es y me parece muy necesario para cubrir y descubrir huecos que las grandes no abordan.

Por otro lado, es cierto que las editoriales pequeñas deben tratar de buscar sinergias, ya que su capacidad de alcanzar a los lectores es mucho menor que la de los grandes grupos. Cada vez se tiende a ver una mayor colaboración entre las pequeñas editoriales y eso es bueno porque hay gente con muy buenas ideas y porque las ventajas son mucho mayores que los inconvenientes cuando varias editoriales pequeñas colaboran. Creo que esa debería ser la tendencia en esta otra liga que es la de las editoriales pequeñas.

 

¿Por qué en España se venden tan pocos libros?

Es una gran pregunta y la verdad es que no tengo respuesta, aunque creo que la baja venta está relacionada con lo poco que se lee literatura. No creo que sea culpa de precios porque hay alternativas económicas, incluso gratuitas, y aun así tampoco se lee demasiado. Además, muchas personas están dispuestas a pagar dinero, y mucho, por algunas cosas que son bastante más caras que un libro y que son efímeras o menos perdurables, como puede ser una comida o una cena en el restaurante de moda o gastarse seiscientos euros cada año en el último modelo de iPhone. También está la inmediatez con la que parece que hay que hacer todo ahora, las series, etcétera. Es decir, no creo que sea por una cosa concreta, sino que son distintas variables que confluyen y hacen que se vendan pocos libros.

Pero, como editores, tampoco nos quejamos de eso. Esto no ha supuesto una sorpresa para nosotros. Ese discurso victimista no tiene sentido. Lo que pretendemos es atraer a los lectores que aún quedan (y que no son pocos) y, si se puede, crear algunos nuevos, aunque sabemos que no podemos hacer milagros. La lectura es considerada por casi todo el mundo una actividad de ocio y hoy la oferta es muy amplia. Eso sí, lo último que vamos a perder son las ganas de ofrecer buenas lecturas a los que quieran seguir teniéndolas.

 


 

EDITORIAL LA NAVAJA SUIZA

Nace con el ánimo de ofrecer a los lectores propuestas literarias inéditas y recuperadas del olvido, tanto en español como en lenguas extranjeras, no adscritas a géneros o nacionalidades, y asentadas en la búsqueda de nuevas formas literarias y que contribuyan a generar una conciencia social.

WEB: www.lanavajasuizaeditores.com

BLOG: www.instruccionesdeuso.es

 

Compartir

Tregolam
Sobre
Tregolam

Empresa de Servicios Editoriales. Agregador de #Concursos Literarios y Becas, #ServiciosEditoriales, #Noticias, #Entrevistas, #Literatura

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies