¡Instala el Widget de Concursos para ver los concursos directamente desde tu web o blog!

Entrevista a Carmelo Anaya: ‘The Ripper’

Buenos días, Carmelo. Tu nueva novela, The Ripper, es un ejercicio soberbio de suspense donde el comisario Carrillo, protagonista habitual de tus libros, debe afrontar un caso que parece estar relacionado con Jack el Destripador. ¿Qué dirías que tiene de especial esta obra? ¿Qué la hace diferente de tus anteriores historias y de otras novelas del género?

Gracias. En cuanto a qué la hace especial, es difícil decirlo para un autor. Creo incluso que esto se aprecia más desde fuera. Cualquier lector puede decirlo mejor que yo, seguramente.

Por supuesto, era algo nuevo para mí, pues por primera vez enfrento al protagonista de mis novelas a un caso de asesino en serie. Tenía ganas de afrontar el reto y, seguramente por ello, pensé que no había mayor reto que retomar el mito de Jack el Destripador, el asesino en serie más famoso. Como se dice en la novela, Jack el Destripador inicia la modernidad en el crimen. Supone un salto cualitativo. Aun cuando antes también hubiera habido otros asesinos en serie, lo cierto es que su forma de actuar, el lugar donde lo hizo y la publicidad periodística, así como las comunicaciones que tuvo con la policía, lo convirtieron en un mito y cambiaron una época.

Pensé que era una historia tan sugerente que no podía pasarla por alto, pero al mismo tiempo no quería hacer otra novela sobre el verdadero asesino y ambientarla en su época. Por el contrario, quería incardinar su historia en la actualidad. Entendía que inventar un asesino en serie que imita a Jack el Destripador y que me permite hablar de la sociedad actual y alumbrar la explotación de la mujer (en la novela se menciona que los proxenetas son tan terribles como el asesino) era un planteamiento interesante.

Creo que la literatura, de cuando en cuando, debe reinventar sus mitos. Y, aunque nos pese, Jack el Destripador es un mito. Tiene incluso clubes de fans, que no se esconden para nada, como si se tratara de una estrella del rock.

Al mismo tiempo, la novela me permitía indagar en la naturaleza del mal y reflexionar sobre sus causas. O la ausencia de causas, que es aún peor. Creo que, tras pensar en ello durante mucho tiempo, es la verdad: Jack el Destripador es un mito porque jamás se disculpó por sus actos.

Por otra parte, era sumamente atrayente la idea de investigar sobre la naturaleza de los medios y su tratamiento de los crímenes, al tiempo que se analiza cómo responde el poder político ante el crimen.

 

¿A qué personajes te costó más dar voz y alma: al comisario Carrillo y sus agentes, a los vecinos, al grupo de proxenetas y prostitutas, o al asesino?

El comisario Carrillo y sus agentes son viejos conocidos. Los he tenido investigando crímenes pasionales (Baria City Blues o La tierra amarilla) o un nuevo grupo terrorista de extrema derecha y xenófobo (El guardián de mi hermano), así que conozco su forma de ser y sus reacciones. Por desgracia, el grupo de proxenetas y ese ámbito no me es ajeno debido a mi actividad profesional.

Sin duda, el que más costó es el asesino. ¿Cómo no convertirlo en un pastiche o en un arquetipo sin alma? Por eso, he dejado que sus actos hablen por él. Además, sus mensajes al comisario y a la prensa, así como los textos extraídos de su diario, dejan huella en la historia y marcan una impronta en el ambiente recreado del que me siente honestamente satisfecho.

 

Has escrito dos trilogías antes de este libro: una centrada en el comisario Carrillo y otra dedicada a la ciudad ficticia de Baria, ambas de temática policíaca. ¿Qué es lo que más te atrae y te apasiona de la novela negra?

En realidad, con The Ripper, las novelas del comisario Carrillo son ya cuatro: La tierra amarilla, en la cual se presenta el personaje y que relata la historia de un antiguo asesino que vuelve a la ciudad de Baria con una nueva identidad tras treinta años; Baria City Blues, que relata la historia de un crimen pasional y que es una indagación sobre los límites del amor, y El guardián de mi hermano, que aborda la amenaza terrorista de extrema derecha y que creo que anunciaba lo que por desgracia vemos que está pasando en Europa actualmente.

Las novelas cortas Tiempo cero, Frío invierno en Baria y Una parte de mí fueron novelas de encargo de la editorial Arráez que crean la Trilogía de Baria.

También he escrito lo que llamo Trilogía Secreta: Memento Mori, Ordo Dei y Gloria Mundi, que no son novela negra en sentido estricto, sino más bien indagaciones sobre la muerte, el suicidio y el sentido de la vida. Toman prestada cierta estructura de novela negra, pero en algunos casos se acercan más al esperpento y en otros a la novela filosófica. Realmente, fueron escritas en el inicio de la crisis de 2008 y pretendían reflejar el ambiente de desesperación que se vivía en muchos estratos de nuestra sociedad.

De todos modos, y respondiendo a tu pregunta, no podía dejar completamente de lado la novela negra al escribir esas historias porque esta representa el modo más honesto de contar el mundo de hoy, como dijo el gran Leonardo Sciascia. Por tanto, no es solo el suspense o mantener al lector intrigado, que son recursos extraordinarios para contar una historia; sobre todo, lo que más me importa es la profundidad con que la novela negra, heredera de la novela social del siglo XIX, penetra en lo más hondo de la convulsión de toda sociedad y de la naturaleza humana.

 

Precisamente, Baria es la protagonista de todas tus novelas, a excepción de El corazón oscuro. ¿Por qué optaste por inventar un lugar en vez de situar las historias en uno real? ¿Cómo fue el proceso de creación de Baria?

Imagino que todo escritor busca su sitio como busca su estilo. Sentía que necesitaba llegar a conocer totalmente la ciudad donde ubicar mis historias, de modo que inventé una ciudad que era maleable para mí. Una ciudad pequeña, pero suficiente para contener el microcosmos que quería contar. Inventar un mundo propio creo que es la aventura más apasionante que puede acometer un escritor.

 

Aunque James Ellroy, Dashiell Hammet y Jim Thompson se encuentran entre tus principales escritores de referencia, en The Ripper, hay cierta reminiscencia a John Verdon. ¿Has leído sus libros? Si es así, ¿qué opinas sobre ellos?

Sinceramente, jamás he leído a Verdon. Pero ahora lo voy a hacer de forma inmediata gracias a tu sugerencia. Es cierto que los que has citado son mis padres fundadores: Ellroy, el más grande probablemente; Hammet, con el que surgió todo; y Thompson, el Shakespeare de los bajos fondos.

Humildemente, intento aprender de ellos con continuas relecturas. La dalia negra creo que es de las mejores novelas negras que se han escrito nunca.

Lógicamente, como cuando empezaba intentaba imitar a Faulkner (El corazón oscuro) sucede que, aunque sean tus modelos, una vez que te sientas a escribir, encuentras tu propia voz, tu propio estilo y tus propios intereses. Los modelos están para aprender, no para copiar, lo que resultaría ridículo. Me conformaría con ser un pálido reflejo de esos monstruos de la literatura que has mencionado.

 

Además de estos autores, ¿hay algún libro o película en particular que te haya servido de inspiración para construir The Ripper?

Antes y durante la preparación y la escritura de la novela leí mucha literatura al respecto, ensayos sobre asesinos en serie y novelas con esta temática. Pero me temo que ninguna, excepto la relectura de La dalia negra, constituyó para mí un modelo a seguir.

Para bien o para mal, The Ripper es solo mía, sin homenajes ni reminiscencias de ningún otro; al menos, de forma consciente.

 

¿Qué ingredientes o elementos, a parte de la atmósfera de suspense, crees que son clave para que triunfe un thriller?

Por desgracia, no tengo la fórmula del éxito. Ojalá la tuviera. Puedo decir lo que le pido a un thriller. Algo más que el mero juego intelectual de descubrir al asesino. Por eso, aunque la leí con gusto en su momento, no releo jamás a Agatha Cristie. Es cierto que lo fundamental en un thriller es el suspense, pero hay que exigirle mucho más: una atmósfera, la invención de un mundo o el reflejo de otro, unos personajes que estén insuflados de humanidad y no sean meros arquetipos… Es decir, que sea literatura y alcance un cierto grado de calidad.

 

Como abogado y criminólogo, ¿hay algún caso de asesinato que te llame especialmente la atención y sobre el cual te gustaría escribir algún día?

El asesinato de los Marqueses de Urquijo tiene todos los ingredientes de una tragedia griega. Podría ser un punto de partida interesante. Pero no puedo obviar mi debilidad: de vez en cuando, me acude la idea recurrente de cortejar a la Dalia Negra.

 

Tus novelas El corazón oscuro y Ordo Dei recibieron sendos premios literarios: Accésit en el premio J&B de 1996 y II Premio de Novela Negra Wilkie Collins. ¿Qué significaron para ti estos reconocimientos? ¿Marcaron algún punto de inflexión?

Siempre es importante ganar un concurso literario porque supone que tu trabajo, al que jamás puedes valorar tú mismo con la suficiente distancia, es reconocido por otros. No hay mayor satisfacción para un escritor. El primero de esos premios ocurrió cuando era muy joven y me ratificó en mi vocación. Por tanto, fue muy importante. En cuando al II Premio de Novela Negra Wilkie Collins que me otorgó M.A.R. Editores, a los que estoy enormemente agradecido, fue completamente inesperado. Además, tengo una especial predilección por esa novela, que retrata un mundo de personas desesperadas y arrinconadas por la sociedad que buscan un mínimo de felicidad convulsamente y que tiene ciertas resonancias bíblicas. Estoy muy satisfecho por este premio.

 

Mirando al futuro, ¿qué planes tienes en mente? ¿Cambiarás de registro o continuarás con la novela negra?

Tengo costumbre de escribir una novela negra y alternarla con otra de género distinto. Así lo hice cuando escribí Trilogía Secreta y así lo estoy haciendo ahora, embarcado en un proyecto completamente diferente, pero de la más rabiosa actualidad, como siempre.


  • Nombre: Carmelo Anaya.
  • Género: novela negra.
  • Bio: Carmelo Anaya es Licenciado en Criminología y ejerce como abogado en la actualidad. En su faceta de escritor, ha publicado numerosos cuentos y relatos breves en diversas colecciones, así como la serie de novelas denominada Trilogía de Baria, basada en una ciudad ficticia del levante almeriense. Fue accésit del Premio J&B en 1996 con la novela El corazón oscuro. Además, Carmelo Anaya resultó ganador de la segunda edición del premio Wilkie Collins de Novela Negra, concedido por M.A.R. Editor a su obra Ordo Dei (Perdedores anónimos) del 2012. Se ha revelado un verdadero maestro del género negro, con influencias bien asimiladas de sus admirados Dashiell Hammett y Jim Thompson. Otros libros son Tiempo cero (2006), Memento Mori (2012), Frío invierno en Baria (2007), Tierra amarilla (2013), Una parte de mí (2008), El guardián de mi hermano (2008) y Gloria Mundi. Su nueva novela, The Ripper, es la más extensa y cuidada de sus obras. Protagonizada por el comisario Carrillo –personaje habitual en sus historias– y con un final sorprendente, ratifica a Carmelo Anaya como un exponente del género de novela negra, thriller y policíaco en nuestro país.
  • Página web del autor: http://carmeloanaya.com/

Libro: The Ripper

The Ripper

Disponible en:

Amazon

  • Páginas: 512
  • Editor: Createspace Independent Publishing Platform. Edición: 27 de enero de 2016
  • Idioma: español
  • ISBN-10: 1539849236
  • ISBN-13: 978-1539849230

Compartir

Tregolam
Sobre
Tregolam

Agregador de #Concursos Literarios y Becas, #ServiciosEditoriales, #Noticias, #Entrevistas, #Literatura

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies