¡Instala el Widget de Concursos para ver los concursos directamente desde tu web o blog!

Reseña de «Priscila y el espejo», de Henry Vargas Estrada

Henry Vargas Estrada es un autor guatemalteco que, tras varias obras publicadas, vuelve a la escena literaria con Priscila y el espejo, una embriagadora novela de fantasía que invita a perderse en su historia desde las primeras líneas. La magia está servida, y con ella el hechizo que nos hará quedarnos enganchados hasta devorar las últimas páginas de este libro.

Priscila, una joven afligida por distintas vivencias, pronto descubre que su difunta madre le dejó algo en herencia, algo que le ayudará a sentirse parte de ese mundo tan lejano y extraño para ella: unos libros con conjuros que la convertirán en una bruja a través de su minucioso estudio, que harán que retome un legado familiar hasta entonces desconocido para ella.

Extasiada por la capacidad de sus poderes, pronto comenzará a experimentar con ellos y a convertir esta nueva aptitud en el centro de su vida, algo que se verá potenciado gracias al antiguo espejo de su madre, un objeto encantado donde habita una misteriosa sombra con la cual establecerá una estrecha y peligrosa relación. Paulatinamente, empezará a considerar que el mejor uso que puede darles es el de repartir la justicia que los humanos han parecido olvidar; pero saltarse la ley tiene sus consecuencias, y la detective Violeta entrará en escena para descubrir quién está matando a toda aquella gente que, aunque inmiscuida en el mundo del crimen, ha sido asesinada sin tener previamente un juicio justo.

En cuanto al aspecto formal de la novela, es palpable en el desarrollo de la trama que el autor estudió literatura y que, por tanto, conoce los entresijos del género narrativo para moldearlo a su antojo. Así, el devenir de los hechos no se antoja lento o aburrido, sino todo lo contrario, mantiene un ritmo estable que permite al lector saltar de una palabra a otra con suma ligereza.

Por otro lado, recupera también la imaginería del género con originalidad y la moldea para cuadrar una nueva historia. Así, los libros de nigromancia o los espejos mágicos reaparecen para crear una atmósfera conocida que nos hace sentirnos cómodos entre todo lo que estamos leyendo; si bien le da una vuelta de tuerca a las típicas historias de brujas, este espacio compartido durante tanto tiempo a través de nuestro bagaje cultural nos permite sentirnos cómplices de la historia, como uno más.

Pero más allá de lo meramente académico o analítico, Priscila y el espejo plantea una serie de cuestiones que ningún lector estará exento de conjeturar. Así, el hecho de que Priscila se dedique a acabar con la vida de asesinos y proxenetas no se verá aplaudido por el narrador, quien, sin embargo, otorgará la posibilidad de dejar un espacio para la reflexión. A este respecto, Henry Vargas comenta lo siguiente: «Creo que, aunque existen las leyes y estas regulan nuestro actuar en sociedad, cada quien tiene su propio punto de vista en cuanto a su sentido de justicia. Así como hay gente que respeta las leyes y las toman al pie de la letra, existen personas que no lo hacen. En la novela trato de mostrar todas las perspectivas y, por lo tanto, deseo tener una postura neutral en ese aspecto».

El hecho de que, además, estemos viviendo una época donde las historias de brujas están volviendo a tomar protagonismo (Netflix acaba de sacar el remake de la épica serie Sabrina, cosas de brujas, y Embrujadas, en su nueva versión, se está metiendo a todo el público en el bolsillo) no podía otorgarle un mejor contexto a este libro.

Henry Vargas no es tampoco desconocedor del mundo de fantasía que hasta nuestros días ha llegado, no solo por medio de series, como hemos comentado, sino también a través de la literatura más célebre. Él tiene claras sus preferencias en cuanto a sus lecturas, las cuales se perfilan en las líneas de su libro: «Yo leo prácticamente de todo, aunque para escribir sí tengo preferencia por la fantasía. Mis influencias van desde Tolkien (aunque aún no haya escrito nada de fantasía épica) pasando por Julio Verne y llegando a Borges».

Vamos, que para todos aquellos amantes de las historias de brujas, Priscila y el espejo es una opción inigualable para introducirse o revisitar un mundo que nunca deja de sorprender por aquellos elementos que, intrínsecos al propio género, no tienen límites. Y es que, a través de la magia, todo es posible.

Compartir

Tregolam
Sobre
Tregolam

Empresa de Servicios Editoriales. Agregador de #Concursos Literarios y Becas, #ServiciosEditoriales, #Noticias, #Entrevistas, #Literatura

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies