Reseña de "Más allá del cristal", de Enrique Crespo Molera » Tregolam

¡Instala el Widget de Concursos para ver los concursos directamente desde tu web o blog!

Reseña de “Más allá del cristal”, de Enrique Crespo Molera

Enrique Crespo Molera destila atrevimiento e intrepidez, tanto a la hora de enfrentarse a la vida como a la de encarar el arte. Español de nacimiento pero neozelandés de adopción (estuvo viviendo en este país unos cuantos años), Enrique es un veterano de las letras que, si bien ha esperado hasta ahora para lanzar su primer poemario (Más allá del cristal), lleva tiempo llenando folios y pantallas en blanco de sus creaciones.

Sin embargo, y como ya hemos remarcado, es a la poesía a la que ha decidido dedicarle sus primeros pasos en el mundo de la edición. Más allá del cristal es un poemario valiente y original que esboza una nueva visión sobre nuestras vidas y el mundo que nos rodea.

Y es que el tema recurrente de este libro es, según el mismo autor expone, «la relación entre tecnología y sociedad. En cómo transforma nuestros valores y estilos de vida con una rapidez vertiginosa y difícil de absorber para la mayoría de individuos». Él mismo reconoce que no hay muchos autores que se dediquen a evidenciar a través de sus obras la realidad tan cambiante a la que estamos sometidos debido a la tecnología. Así como muchos escritores describieron su tiempo desde una angustia existencial y estuvieron deseosos de poder sufrir una adaptabilidad profunda a los cambios significativos de la historia, hoy en día no es la tónica habitual encontrarse a ningún poeta que intente siquiera definir el paradigma de una época que, a la par que cercana, se nos antoja a menudo lejana y desconocida.

Así, la condición de ingeniero de Enrique Crespo le ha permitido acercarse a esta realidad que muy pocos poetas se paran a observar; «Llevo mucho tiempo analizando las consecuencias sociales de la rápida adopción de nuevas tecnologías y los usos que se están asentando en todas las culturas y sociedades”, dice el autor. «Ese análisis ha sido profesional, desde la visión del ingeniero, y al mismo tiempo ha sido humanístico, desde la visión del escritor».

A raíz de una «estricta dieta» que le obligaba a escribir siempre que tenía ocasión para no caer en la enfermedad, surgieron poemas subversivos que buscaban remover la conciencia del lector, hacerle escapar del avasallamiento casi imperceptible de la tecnología en nuestras vidas y relaciones personales. Crespo lo plasma creando descarados versos, como los que conforman, por ejemplo, «Interludio segundo»: «Nos enamoramos a base de divertidas caritas y pegatinas, era difícil coincidir y el no mirarnos rompía la vergüenza»; o haciendo partícipe de este despertar al mismo logotipo de Twitter, el omnipresente «Pajarito azul» que se encuentra a los pies de cada noticia o página web que visitamos («maltratado eres canal de la moderna verdad, maquillada y maquetada»).

La faceta artística de Crespo se expande, no obstante, más allá de la escritura. La música ha ocupado mucho espacio en su vida, antes de hacer de la poesía su caballo de batalla, aunque ambas se han influenciado entre sí y han dado lugar a lo que hoy en día deja escapar de sus manos, tanto en forma de acordes como de palabras. En Nueva Zelanda sufrió ese cambio trascendental que le hizo abandonarse a la literatura, pero como músico de espíritu libre, la improvisación y la creación libre de condicionantes ha afectado también a sus textos.

Por eso, sus poesías también cuentan con una musicalidad característica que perfilan una forma de ser y de sentirse con el mundo. La liberación del espíritu y el derribo de una objetividad prefijada son parte intrínseca de los versos que salpican cada página. Pero este sentir no es fruto de la casualidad, sino de un trabajo personal que bien requiere el esfuerzo de atreverse a mirar la realidad desde otro punto de vista. «La poesía sin duda afecta a cómo percibo todo lo que me rodea y va sucediendo en mi vida. Me hace interpretar la vida con más profundidad o contemplarla desde ángulos menos convencionales», comenta Crespo.

Más allá del cristal casi no necesita, como podéis observar, que sigamos hablando de él para encandilaros con lo que tiene que ofrecer. Con solo abrir las páginas de este libro es posible sentir una presencia nueva y fresca que gracias a Enrique Crespo puede ayudarnos, precisamente, a escapar de esa tiranía del cristal (como reza el título de la segunda parte del poemario) que a través del móvil o del ordenador nos hace, cada vez más, un poquito menos humanos.

 


  • Nombre: Enrique Crespo Molera
  • Género: poesía
  • Bio: Nací en España un día de verano, para incordiar a todos en plenas vacaciones. La vida da muchas vueltas y ahora también soy neozelandés de adopción. La mesa la llena la ingeniería, aunque el poco ingenio que tengo realmente lo uso para inventar palabras y, sobre todo, nombres de personajes y criaturas fantásticas. Cuando dejo de escribir paso hambre, me difumino y enfermo. He tardado demasiado tiempo en entender este trastorno, así que ahora el tratamiento es bastante simple: escupo letras y frases sin sentido, todos los días. A veces tengo suerte y ellas se enlazan solas en forma de poema, relato, cuento o, si los astros están alineados, en conatos de novela. Esta estricta dieta me ha llevado a esta mi primera publicación. A lo mejor en el siguiente libro la menciono cuando tenga que contar quién soy y qué he escrito.
  • Libro: Más allá del cristal

Disponible en: AmazonAgapea y Casa del Libro

Compartir

Tregolam
Sobre
Tregolam

Empresa de Servicios Editoriales. Agregador de #Concursos Literarios y Becas, #ServiciosEditoriales, #Noticias, #Entrevistas, #Literatura

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies