Entrevista a Marisa Dalla Costa, autora de 'El canto del mirlo' » Tregolam

¡Instala el Widget de Concursos para ver los concursos directamente desde tu web o blog!

Entrevista a Marisa Dalla Costa, autora de ‘El canto del mirlo’

Buenos días, Marisa. Encantada de saludarte. Acabas de publicar tu segunda novela, El canto del mirlo, que está ambientada en el siglo XIV en Italia y que tiene detrás un asombroso y minucioso estudio de la sociedad de aquella época. ¿Cuándo surgió la idea de escribir un libro así? ¿Cómo ha afectado a tu vida?

Hola y gracias por esta entrevista. Pues no sé el porqué de esta elección, a veces los escenarios se me susurran; sin embargo, creo que viviendo en una ciudad italiana marcada por su pasado medieval no podía mantenerme indiferente. Tengo que decir que la muralla que envuelve esta aldea influyó bastante, no podía dejar de interrogarme sobre su construcción en un momento en el que se construyen muros para separar, dividir o marcar diferencias.

Quise descubrir el porqué de esta muralla, qué pretendía encerrar y contra qué enemigos se construyó. Me apasioné a su historia y a su construcción. Esta decisión me acarreó imprevistos y dificultades que afectaron mi vida diaria porque la investigación fue complicada: no se hallaba una crónica del período que pudiera darme detalles de la vida de las personas en aquel momento histórico; además, los textos que consultaba se encontraban escritos en latín o en dialecto véneto antiguo. Tuve que viajar por distintas bibliotecas de la región del Véneto para encontrar datos e informaciones, los que más tarde fueron componiendo la novela.

 

El mirlo no solo da título a tu novela, sino que aparece constantemente a lo largo de la trama, acompañando a los distintos personajes. Nos preguntábamos por qué había sido este pájaro el elegido para tan importante labor.

El mirlo, como bien dices, aparece cerca de Manfredo, la primera vez cuando se lo abandona en una caverna, con tan solo 8 años. Era la manera de entrenarlo a la superación del miedo. En su desesperación encuentra una compañía: un mirlo. Este pájaro gritará su dolor cuando Manfredo quede herido a muerte.

Creo que, en nuestro caminar por la vida, hay algo o alguien que nos acompaña, que nos protege, por lo que quise representarlo con este mirlo. ¿Por qué un mirlo? Porque mi padre los amaba y cuando me siento sola o alguna dificultad me bloquea, por casualidad un mirlo pasa cerca mío y me roba una sonrisa (cierto que en mi zona hay muchos mirlos). Sin embargo, a mi me gusta pensar que, si este ser alado aparece, todo se resolverá y que no estaré sola para hacerlo.

 

La forma en que están tratados la intriga, la traición, el devenir de la política y la situación socio-económica de Maróstica es sorprendente. Sin embargo, esto nos hace recordar que las cosas no han cambiado mucho. ¿Por qué crees que esto es así?

Es indudable que la civilización ha progresado y las luchas han construido una sociedad con mayores derechos; sin embargo, el hombre se enfrenta en cada época a su propia naturaleza.

Mi investigación sobre los acontecimientos del período de construcción de la muralla me mostraba una sociedad en crisis: pobreza, guerra, carestía, enfermedades y miedo, sobre todo miedo. Pude comprobar, a pesar de que estaba describiendo una sociedad de la Edad Media, que en mucho se nos parecía. El miedo generaba odios y recelos como hoy en día genera inestabilidad y desconfianza, incluso hacia el propio vecino. Los oportunistas ayer como en la actualidad arman negocios en la decadencia empujados por el egoísmo y la falta de empatía. De todos modos, pude verificar que en este bullicioso caos hay una sociedad que se va transformando a pesar del caos reinante. Hay en este período un desarrollo de ideas y estrategias apenas murmurado, que establecerán los cimientos para la sociedad del futuro.

 

¿Crees que hay gente como Manfredo o Giuditta que pueden cambiar las cosas?

Manfredo es leal, fiel a la palabra dada, empujado hacia el bien común más que al propio. Giuditta se rebela a las reglas impuestas. Ambos tendrán que elegir y la elección hecha significará sacrificios, renuncia, incluso con consecuencias negativas a corto plazo. Este modo de actuar cambiará las cosas, no inmediatamente, y no será Giuditta quien disfrute de ese cambio, pero pondrán las semillas de una libertad por largo tiempo negada.

Creo que, si bien estos personajes y sus elecciones pertenecen a una época lejana, el tema de la elección es un tema actual porque hoy en día nos vemos libres de elegir, pero estamos dominados por una libertad «perezosa», sin sacrificios, sin renuncias, sin empeño (elijo si puedo volver atrás). Incluso creemos que nuestras elecciones responden a nuestros deseos, cuando en realidad respetan deseos impuestos por otros o dictados por el medio social. Nos llenamos de expectativas y de miedo y las energías se desparraman.

 

Giuditta es una mujer extraordinaria, valiente, con una personalidad muy fuerte, diríamos que incluso adelantada a su época. ¿Qué papel querías que jugara en la novela? ¿Qué impacto crees que puede tener este personaje y su historia en el lector?

A través del personaje femenino quiero contar la pasión y la emoción. La libertad y la capacidad de elección. Quería que a través de ella se percibiera lo que tantas mujeres siembran cada día, con pequeños gestos. Es ese actuar cotidiano, perseverante, que asienta conductas.

La sociedad de cada época impone a la mujer un rol. Giuditta sufrirá la traición de parte de su hermano; en primer lugar, porque entregará a su propio padre al enemigo y, en segundo lugar, porque la venderá para obtener beneficios personales. El impacto que tendrá el lector será el de hallarse en un plano diferente que lo atrapará de tal manera que las sensaciones de frustración y de injusticia le serán propias. La traición sufrida, la resignación ante los hechos, las violencias no solo físicas que sufre el personaje no podrán dejar indiferente al lector.

La oportunidad de elección se reduce al mínimo para una mujer de la época, incluso, cuando lo haga, la idea de pecado le corromperá el alma desde su propio interior. El lector sufrirá con ella. De todos modos, Giuditta probará la ebriedad y el miedo de la libertad. Cuando elija la libertad, empujada por la inconsciencia, pagará las consecuencias porque la sociedad del período no perdona. Ella no querrá que los demás decidan por ella; sin embargo, tendrá que aceptar las elecciones hechas por los hombres de su vida. A pesar de todo, sembrará la semilla de la libertad que recogerá su descendencia.

 

La relación que se establece entre Gianni y Olivia se asemeja mucho a la de Manfredo y Giuditta. ¿Por qué decidiste esto?

En esta parte de la historia, lo que parecía ya resuelto, incluso perdido, vuelve a renacer con nuevas pasiones. Quise mostrar que el pasado vuelve siempre y nos pone delante las mismas oportunidades o situaciones que no quisimos resolver. Aquí el amor que nace entre Gianni y Olivia resolverá los conflictos de sus antepasados gracias a las elecciones hechas por los jóvenes: el amor, ante todo.

Gianni tomará la decisión que no tomó Manfredo y Olivia formará la familia que le estaba destinada a su madre y que le fue negada. El fruto de ese amor aquietará el espíritu de Manfredo, por años esclavo de sus decisiones, y dará nueva razón de vida a cada miembro de su entorno.

 

Como tú misma apuntas al final del libro, vivimos una época donde se sigue pensando que los muros, tanto ficticios como reales, son una buena opción para mantenernos a salvo del peligro. ¿Crees que nos acecha algún peligro real hoy en día o que, si existe, tiene otro tipo de solución? ¿Qué muros crees que deberíamos derribar y por qué?  

Descubrí que los muros pretendían proteger de un enemigo externo; sin embargo, la decadencia llegó desde adentro. Traición y desencanto fueron la ruina de la ciudad mientras su muralla siguió erguida, único testigo del deshacer de los hombres. Este investigar me ayudó a adentrarme en un sentimiento que se destacaba en los acontecimientos: el miedo.

En un momento de crisis profunda, no solo económica por la que se estaba pasando en el 2014, año en el que inicié mi investigación, sentí que predominaba el miedo y el recuerdo de una sociedad empobrecida y miserable. Quise explotar ese sentir para demostrar que donde hay una crisis, superando la barrera del miedo que bloquea, se construyen grandes cosas.

La sociedad que describo se enfrenta a miles de retos y a muchísimas adversidades, desde la peste a la guerra, desde la sequía hasta riadas destructoras; sin embargo, se levanta y busca nuevos caminos.

Creo que en la actualidad nos acecha también el miedo y la desconfianza que construye muros a diario, y muchas veces son provocados para manipularnos, pero aún más sutil es el bombardeo de información contrastante que nos llega, nos desorienta y nos enfrenta. Es como si viviéramos en una ciudad medieval con una muralla construida para protegernos del «peligroso» extranjero y, a su vez, recibiéramos por cada puerta órdenes y comunicaciones contrastantes. Obtendríamos como resultado una aldea enfrentada, intentando gestionar el caos, encerrándose en su propia casa. Considero que la solución hacia los problemas que nos acechan es la educación: el análisis crítico y el ejercicio del observar cambiando de perspectiva podrá ayudarnos a derramar muros y a decantar la tonelada de informaciones que invaden nuestra vida cotidiana.

 

El libro es un vasto compendio de los sentimientos humanos. En él podemos encontrar amor, odio, ambición, rencor… Sin embargo, ¿cuál crees que es el sentimiento que predomina o se erige como “ganador” entre los demás en la novela?

Como bien dices, mis personajes reflejan multitud de sentimientos, desde impotencia, virilidad, frustración, dolor, ambición, rencor, indignación, enfado, venganza, alegría, amistad, complicidad, entre otros. Sin embargo, cabe destacar que la fe engloba a todos, cada uno de ellos lucha por obtener su objetivo, por justo o injusto que sea, y esto les aporta ilusión y seguridad. La fe, algo que, tal vez, hoy en día hemos perdido. Hay en cada personaje un tipo de redención, logran superar las dificultades gracias a la esperanza. Y qué decir del amor, presente en toda la historia en todas sus formas. Será a través del amor que los protagonistas expresarán lo mejor de sí mismos.

 

Como ya hemos mencionado antes, elaborar esta historia no ha debido ser nada fácil, pues para darle vida has tenido que enfrentarte a muchísimos textos antiguos. ¿Habías llevado a cabo antes algún proyecto así? ¿Volverías a embarcarte de nuevo en una aventura de tal calibre?

Mi primer libro, Agnes, ambientado en la Segunda Guerra Mundial, me significó también mucha investigación. Sin embargo, el material que encontré era rico. Muchos escribieron sobre ese período y está a disposición de todos, me significó tan solo elegir lo que fuese oportuno para la historia. Diferente fue contar el año 1372, era entrar en otra dimensión y, como dije antes, sin una crónica del período. Fue una tarea ardua. Me preguntas si me embarcaría aún en un proyecto así. ¿Qué decir? El proceso de la escritura es apasionante y te lleva por caminos inesperados y, si estos me sumergieran en nuevos textos antiguos, creo que allí iría.

 

¿Tienes algo más que decirles a tus lectores antes de que abran tu libro?

La escritura preserva la memoria y la lectura desarrolla la imaginación. Leer se vuelve emoción y por momentos acción y meditación a la vez, como cuando uno se pone en el camino. Os aconsejo este viaje a través de estas ciudades de la Edad Media, os asomaréis a una dimensión diferente donde los hechos os arrastrarán y tal vez os encontraréis a vosotros mismos en las callejuelas o a un mirlo que os observa.

Y si por casualidad os encontráis de paso por Maróstica o por Bassano, en Italia, no dejéis de observar su muralla o su puente; en algún rincón, Giuditta y Manfredo pasean de la mano y el mirlo canta.

 


 

  • Nombre: Marisa Dalla Costa
  • Género: novela histórica
  • Bio: Marisa Liliana Dalla Costa nace en Córdoba, Argentina, en 1961, donde estudia y enseña hasta 1990, año en el que se traslada a Italia. En la actualidad es profesora de español como lengua extranjera en la Academia de Lenguas que funda y dirige desde 1995. Participa y colabora con compañías, entidades públicas y universidades en la organización de cursos de formación y en la supervisión de artículos para América Latina. El canto del mirlo, su segunda novela, es un homenaje a la ciudad que la ha acogido por tanto tiempo y a ella lo dedica.
  • Libro: El canto del mirloDisponible en: Amazon

Compartir

Tregolam
Sobre
Tregolam

Empresa de Servicios Editoriales. Agregador de #Concursos Literarios y Becas, #ServiciosEditoriales, #Noticias, #Entrevistas, #Literatura

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies