¡Instala el Widget de Concursos para ver los concursos directamente desde tu web o blog!

Alfonso González-Camino, autor de ‘Sinaloa está muy cerca…’ un thriller caliente

Hola Alfonso, antes de entrar en detalles sobre Sinaloa está muy cerca…, puedes contarnos qué encontrará el lector al leerla.

Alta tensión sin interrupciones. Leer Sinaloa está muy cerca te sumerge en un mundo que te captura desde la primera página y ya no te suelta hasta el final.

 

Sinaloa está muy cerca…, posee un ritmo narrativo desenfrenado, casi no hay pausas y la acción se encadena de forma natural ¿Cómo se estructura todo eso a la hora de plantear una historia sin perder vitalidad, sin caer en escenarios superfluos?

Está escrita un poco como si fuese un guión cinematográfico, siempre he escrito de un modo muy visual, me gusta describir el ambiente de cada escena. Los personajes y los escenarios estaban definidos desde el principio, es cierto que a medida que escribes se producen cambios.. En Sinaloa está muy cerca acabé sacrificando un par de escenarios para que la historia no fuese “densa”.

 

El cuarto oscuro parece ser el lugar ideal para comenzar un thriller: de alguna forma, todo está por ser allí adentro ¿Coincides en que esa parece ser la esencia de Sinaloa está muy cerca…, que, en apariencia, podemos ser lo que queramos, aunque paguemos por ello un alto precio…

Creo que lo importante es la curiosidad de la gente hacia lo prohibido. En un momento de la novela se dice que en los cuartos oscuros consigues lo que necesitas que tenga que ver con el morbo y con el sexo sin ninguna complicación. Es un selfservice del sexo. Como un gran buffet de un hotel donde te sirves lo que te apetece y que podemos hacer lo que queramos hacer. Pero efectivamente siempre se paga un precio por ello.

 

Siguiendo un poco con eso, Sinaloa está muy cerca… aborda contantes cambios de registro: personajes anodinos con vidas, muchas veces, anodinas que se ven inmersos en experiencias jamás imaginadas. Hay algo tremendamente erótico en todo eso… ¿Coincides que es esa «provocación» la que alimenta la historia y obliga al lector a seguir?

La gran mayoría de las personas llevamos unas vidas normales, sin sobresaltos, vidas que podrían parecer lineales. Anodinas quizás. Si es cierto que algunas de estas personas pueden ser presas fáciles del hechizo de la lujuria y la avaricia. Este tipo de personas quedan atrapadas ante la luz que despliegan los poderosos como si fuesen luciérnagas y acaban quemándose. En el fondo todos queremos vivir la Gran historia y salir de la rutina, todos queremos hacer realidad nuestros deseos más ocultos.

 

En la novela, describes un mundo del que la inmensa cantidad de gente ni siquiera imagina. Trabajas en detalles que alimentan y dan credibilidad a la obra, no hay nada impostado y se nota ¿Crees que la novela habría sido igual de excitante si no hubieras conocido, aunque sea en parte, ese mundo que describes?

Las galerías de arte, las discotecas de moda, los marchantes, los coleccionistas, las drogas de diseño, la perversión, el tráfico ilegal de antigüedades, la maldad, la búsqueda constante del placer… existen. Están a la orden del día expuestos ante nuestros ojos. Estoy convencido que, incluso, esta entrevista la debe estar leyendo algún que otro Boris que está preparando su próximo golpe.

 

Sinaloa está muy cerca… es, como se suele decir, una novela de personajes. Sin embargo, pese a la velocidad con que las cosas suceden es fácilmente reconocible una identidad bien definida en cada uno de ellos —por su forma de hablar, sus hábitos, sus reflexiones—, lo cual es una de las cosas más difíciles de conseguir para un escritor ¿Puedes contarnos cómo has trabajado este aspecto de la novela?

Los personajes deben tener vida propia. Quizás lo lógico sería que yo los crease, pero en realidad son ellos mismos quienes acaban por definirse a medida que la novela va creciendo. Los personajes deben querer, odiar, sentir miedo, deseo. Me gustan los personajes con “esquinas” que sienten con verdadera pasión. Al lector le gusta identificarse, por lo menos con uno de los protagonistas. En Sinaloa está muy cerca he intentado crear personajes “secundarios” que puedan ser identificados por el común de los lectores. Cada uno de mis personajes tiene una fisionomía preconcebida de antemano; me gusta que el lector pueda ver sus rasgos.

 

Es indudable que la novela «busca» y consigue dar golpes de efecto contantes que mantiene la tensión en el lector. Tu eres publicista y conoces el valor el impacto en comunicación ¿Cuánto de ello te ha ayudado a construir una historia como la de Sinaloa está muy cerca…? ¿Hay, realmente una técnica o te ha salido naturalmente?

Son más de veinte años creando historias que tienen que contarse en solo veinte segundos. En publicidad, en veinte segundos tienes que captar la atención del espectador, enseñarle el producto y convencerle. Hay mucho de mi pasado en agencias de publicidad que se plasma por la forma de escribir. Hay muchas escenas que yo las he visualizado, antes de escribirlas como si fuesen planos listos para ser rodados, lo mismo me ocurre con las transiciones. Cuando escribo me gusta imaginar cómo se presenta la acción, cómo interactúan y se mueven los personajes por un escenario, qué ven y sienten.

 

Tanto en la estructura, como en la historia en sí, Sinaloa está muy cerca… se asemeja mucho a las novelas norteamericanas del género ¿Quiénes son tus referentes al respecto?

Bret Easton Ellis (American Psycho, Glamorama…) es un escritor que me encanta y al que podría considerar como uno de mis “referentes”. John Katzenbach y Gillian Flynn son otros escritores con los que puedo sentirme identificado. Patricia Highsmith, cambiando de época, pero no de país, también es una escritora que me gusta mucho, su Tom Ripley es un personaje amoralmente perfecto. Me siento mucho más identificado con las novelas norteamericanas que con las novelas nórdicas tan de moda en los últimos años.

 

¿Cómo hablar del final de la novela, de lo mejor, sin caer en el spoiler? ¿Se te ocurre algo, puedes darnos una pista?

Me gustan las sorpresas y mantener la atención del lector el mayor tiempo posible y no dar pistas. A mi siempre me han gustado las novelas que te sorprenden continuamente. Creo que el lector no dejará de sorprenderse ni al principio ni al final de la novela.

 

¿Puedes contarnos cómo fue el proceso creativo de Sinaloa está muy cerca…? ¿Cómo nació la idea?

Primero surgieron dos personajes en mi cabeza, la historia comenzaba diferente y tenía menos escenarios y personajes. Pero a medida que empecé a escribir aparecieron nuevos personajes. Hay escenas a las que les daba muchas vueltas, las escribía y borraba… hasta que al final las piezas empezaron a encajar como un puzzle cuando las historias de los seis personajes principales empezaron a entrecruzarse entre sí..

La novela trata sobre morbo y placeres. Existen muchos placeres en la vida y escribir es uno de ellos.

Tags

Compartir

Tregolam
Sobre
Tregolam

Empresa de Servicios Editoriales. Agregador de #Concursos Literarios y Becas, #ServiciosEditoriales, #Noticias, #Entrevistas, #Literatura

Comentario

  • Elizabeth Bryce de Boza. says:

    Buena entrevista, nos da una idea del sentir del autor y como va desarrollando la historia, y la sorpresa es un factor muy importante para él y creo para la mayoría de lectores.

  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies